Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 23 de junio de 2011

CONTRAHECHIZO

Un poema cayó sobre nosotros
con sus alas de palabras extendidas
Creí que era poema de amor
cuando lo vi arrojarse desde el cielo

Pero el destino lo llevó a aterrizar
sobre la superficie angosta de tu pecho
y comenzó a picotearte el corazón
transformándote en moderno Prometeo
castigado por el terrible acto
de entregar fuego de amor a una mujer
YO

Le arrojé piedras a ese pájaro
Consagré mis esputos a sus plumas
Le corté los hilos cual la Parca
Pero el poema seguía ahí
vivo
Arrancando pedazos de tu corazón
Regocijándose en ellos el afilado pico
Alzándolos triunfal contra la noche
Y yo impotente

Entonces me dediqué a la desesperanzada búsqueda
del poema antídoto
Aquel que fuera capaz de enmendar
la maldición que pesa sobre el primer poema
Enviado por los dioses

Y mientras

Continúas con el ave sobre el pecho
Alzando el rostro contrito
En la agonía de un corazón que crece
durante la noche
Para que un ave lo devore al nuevo día

Yo me dedico sin descanso
a la escritura
A la elaboración de ese habilidoso poema
que como el canto de una sirena
condene al pájaro silente bajo las aguas

Y mientras cincelo versos
Enmiendo palabras
Entorno adjetivos
Requiebro verbos
Ensayo esa ficción ritual
de olvidar que esa olímpica tortura
en realidad es a mí a quien le duele

12 comentarios:

emmagunst dijo...

cuando te leo me doy cuenta de la pobreza de mi lenguaje. Uso menos del 10 % de las palabras a las que vos recurrís. Tenés un hermoso espectro. Bien ubicadas, aceitadas, con mucha fuerza. El final del poema viene cargado! Perdón que te diga todo esto con mi desconocimiento a cuestas. Pero no deja de sorprenderme cada lectura que hago y no sé cómo hacés para no repetirte. ME ENCANTÓ

El hombre de Alabama dijo...

Es muy hermoso, por todo lo que puede representar.

vera eikon dijo...

Emma, querida, no me pidas perdón por decirme cosas tan bonitas (el otro día me hizo sentir muy feliz lo que pusiste acerca de mi escritura en tu blog). Pero no creo que tenga ni más vocabulario, ni sea más leída (que creo que es lo fundamental al expresarse), que tú. Yo creo que todo se debe a que desde hace un tiempo le he dado rienda suelta a mis palabras (que son como caballos desbocados. Lo que hace que a veces también surjan de mi cabeza grandes estupideces. Me doy cuenta, pero no lo evito, porque temo que si les vuelvo a poner las riendas, dejarán de surgir las estupideces, pero también la belleza...)Aunque en ocasiones sí temo estarme repitiendo...Besos!!!

DANIEL C C Rider dijo...

Aquí te sigo al pie del cañón, sin más interés que crecer un poco más leyéndote. Me encanta la simetría de tu música, creo que al final me vas a convencer de la estrecha unión entre la literatura y la música. Aunque para ello sea necesario disponer de un enorme corazón a riesgo de almuerzo.

jojoaquin dijo...

Si me permites un breve apunte, tus poemas me gustan, ciertamente; pero creo que, por supuesto en un buen nivel en ambos casos,tu prosa se encuentra muy por encima. Un abrazo

vera eikon dijo...

Hermanito, la verdad es que es un placer tenerte por aquí, que de pronto tú, que has estado y estás tan presente en mi vida, confluyas en el mundo-blog y la gente estupenda que se pasa por aquí. Y bueno, yo sé que en el fondo coincidimos en ver esa unión entre palabra y música, aunque los amigos disfruten llevándome la contraria, porque sé que también posees un corazón enorme...
Bico!!!

vera eikon dijo...

Jojoaquin, la verdad es que te agradezco ese comentario. Yo sé que no soy poeta, sé que nunca tendré el don y la voz de aquellos que sí lo son, y a quienes admiro. Sólo, que últimamente hay sentimientos que estallan de ese modo, y yo los dejo ir. Pero lo único a lo que aspiraría es a saber contar historias.
Un abrazo

Curiyú dijo...

Tan poderoso es el poema como ese pájaro que devora hígado y corazón, que se lleva trozos a su cueva recóndita. El poema es tan poderoso que nos arranca partes nuestras, tan nuestras.
Nada puede socavar el poder del poema, nada puede, porque después, se convierte en posesión del mundo. Todos lo adoptan como propio.
A lo sumo, vendrán otros poemas a acariciar como una madre u otros, a cortar como cuchillo.
Encontrarás al poema-mago que pueda deshacer el hechizo primero? Apuesto a que no. No conozco el caso del poema que pueda obnubilar a otro poema. A lo sumo, habrá poemas amargos, poemas acariciadores, poemas crueles, poemas dulces, poemas duros, poemas como vientos.
Ya ves que no hay incompatibilidad entre este terrible pájaro negro devorando el pecho y aquellos hermosos pájaros de papel llevándote por el aire.
Déjalos ser. Tu mano es libre y encantadora.

jojoaquin dijo...

seguro que resolverás con acierto esos sentimientos. Los estás gestionando bien. Un saludo

vera eikon dijo...

Tienes razón Darío. Si en la vida no podemos restar pasos, probablemente tampoco podremos restar poemas. A lo sumo podemos añadir, y añadir, y que vayan amalgamándose hasta que el primer hechizo pueda pasar desapercibido, y resulte insignificante. Y sí, en mí al menos conviven ese pájaro negro, y los pájaros de papel que nos llevan por el aire..Espero que no se enzarcen los unos contra los otros. Y en ese caso yo quiero estar en el bando de los pájaros de papel...
Mi mano encantadora es libre como para enviarte un aspaviento de sonrisas...

Carmela dijo...

Pues yo sin embargo creo que los poemas te brotan de las manos con una fuerza brutal y hermosa. Para mí quizás lo que mas admiro de ellos es lo sumamente personales que son, poemas, palabras esculpidas magistralmente y con un sello inconfundible.
Un beso

vera eikon dijo...

Gracias Carmela. Me encanta que lo veas así. Supongo que son personales porque es mi voz íntima la que habla a través de ellos, aquella que susurra a los oídos, sin residuos de pudor. Casi todos (más o menos acertados)son hijos del impulso. De aquello que nos hace decir "te quiero", lo mismo que decir "te odio". Están libres de sofisticaciones...
Besos