Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 30 de junio de 2011

ESTERILIDAD EN LA PALABRA




Imagen: "Lirios" Vicent Van Gogh



Pongo la mano en torno al cuello
blanco, apetitoso
Presiono
Se curvan los labios en gemidos
Su latido arremete entre mis dedos
Excitados

Tenso la mano en torno al cuello
inflamado, sudoroso
Aprieto
Se ahuecan los labios en sollozos
Su latido se desboca entre mis dedos
Histéricos

Endurezco la mano en torno al cuello
asustado, lloroso
Estrangulo
Se vacían los labios en silencio
Su latido enmudece entre mis dedos
Asesinos

La cabeza cae a un lado
Los cabellos se descuelgan
Lirio de tallo quebrado
Estéril
Desdentada
La palabra





16 comentarios:

Maia Blank dijo...

me gusta, me gusta.
Bicos

vera eikon dijo...

Un experimento. Intento de adentrarse en otras voces.
Bicos, bicos!!!

hécuba dijo...

Un experimento interesante, por lo menos en el resultado. Besos.

El hombre de Alabama dijo...

Crack.
No hay nada como una buena progresión.

Curiyú dijo...

Podría decirse que la mano carga con sus dedos, todo lo poderoso y fértil. Yo digo que tu palabra escrita es más fuerte que esa mano, así se ponga, así se tense, así se endurezca. La palabra, tuya, escrita, no necesita un tiempo ni un espacio como la mano, ella trasciende, absolutamente, esas dimensiones.
Y beso.

vera eikon dijo...

Gracias Hécuba. A veces hemos de arriesgar, supongo. Besos

vera eikon dijo...

Hombre de Alabama, creo que un principio pensé en incluir ese CRACK en el poema...Abrazos

vera eikon dijo...

Vaya Darío, has captado a la perfección el sentido del poema. En un principio pensé que igual el modo de enfocarlo era demasiado personal, y el que lo leyera podría quedarse prendado del efectismo de la secuencia, y no ir más allá. Por eso dejé la pista en el título. Pero a veces los títulos los dejamos a un lado...Así que me ha agradado tu perspicacia.
E bico.

emmagunst dijo...

Ah! Bueeeeno! así se debe sentir el proceso creativo cuando no fluye? o cuando se le pide más y más ...pienso que la constancia, el esfuerzo, el saber que se puede mas, que una puede darlo todo y entonces hay que estrangular(las), exprimir(las), centrigugar(las)...me siento agotada de solo pensarlo.

Un gran experimento mi Vera!

José Antonio Fernández dijo...

El proceso de escritura es realmente un parto. Así me ha sonado el poema.
Un abrazo.

Mixha Zizek dijo...

Creo que me ganaron en la idea, también pensé lo mismo que los últimos comentaristas, lo sentí como parte de un proceso de la escritura y el diario devenir de esta en sus usos y posturas, me gusta mucho, besos

vera eikon dijo...

Emma, como me alegra que al final el poema resulte tal y como yo lo sentí. En estos tiempos trato de escribir casi todos los días, es una necesidad. Si no tengo un poema o un relato en mente me siento vacía. Así que como ayer no había nada en mi cabeza, al final escribí precisamente de eso....
Besos!!!

vera eikon dijo...

José Antonio, aun no tengo muy claro cómo se produce en general el proceso creativo. En mi caso, curiosamente, un relato es como una explosión, una traca. Un tirar de un hilo y no dejarlo hasta que no llegue a ese lugar donde el hilo me conduce.Ahí soy completamente libre. La palabra manda. Sin embargo, aunque he escrito poca poesía, me parece que un poema es otra cosa. Ir arrimando palabras, luego versos, con mucho cuidado, porque a veces tengo la sensación de que pueden desvanecerse al tacto. Labor de arquitecto, de cirujano. Hasta la mínima sílaba puede chirriar en el verso. Por lo que a veces es una labor de eliminación y de descarte. Y después está cómo conjugar todo esto para no inhibir la inspiración y la pasión, y que el poema cale. Darle libertad a las palabras, y a la vez encauzarlas. Difícil, por eso en ocasiones pueden llegar a quebrarse.
Un abrazo

vera eikon dijo...

Eso es lo bello de escribir Mixha, saber que está en constante devenir (a pesar del vértigo que a veces eso nos debe suponer), y siempre nos sorprende.
Besos

José Antonio Fernández dijo...

Vera, no se podría explicar mejor el proceso de la creatividad. Veo que en ti, la chispa te viene más con la prosa que con la poesía y que después, dices, dejas correr la imaginación. Es curioso pues es más facil dejarse llevar cuando se escribe poesía. La prosa ha de tener un andamiaje más o menos preestructurado. En cambio la poesía te da mucha más libertad de juego. Aunque, eso sí, tienes razón, una palabra mal puesta destroza el poema. En un poema es más importante, aunque más dificil, quitar que poner. Un verso de más puede romper la magia del poema. Creo que hay que intentar explicar lo que el poema no dice, ahí está su dificultad.
Perdona si me he estirado en el comentario.
Un abrazo.

vera eikon dijo...

Para nada te has estirado, y si lo pienso yo tendría que pasarme la vida pididendo perdón, porque mis comentarios a veces son como chicle. A mí también me resulta extraño lo que me ocurre con la prosa, pero es como si las partes se fueran ensamblando en mi mente muy rápidamente, y curiosamente después sí que soy capaz de percibir un orden o una estructura en lo que escribo. Como si de un modo semiinconsciente fuera rumiando la historia, que sólo sobre el papel adquiere el sentido que a veces me pregunto quién determina. Claro que hablo de relatos, nunca he escrito nada demasiado largo. Ahí supongo que ya se pide un trabajo previo, para que no impere el caos. La verdad es que siempre me he sentido muy libre escribiendo relato, tengo la sensación de que todo es posible, y no suelo ponerme trabas ni límites. En cuanto a poesía tengo muy poca experiencia. Y claro, no debemos permitirnos que esté hueca, que carezca de un sentido para el que lee. Pero a veces creo que el sentido se lo otorga el sentimiento que recala en el otro, y que muchas veces como lectores nos resulta inexplicable. Y me parece que eso depende en grado importante de la musicalidad del poema. Por eso que una sola palabra chirríe puede resultar un descalabro. Y después está la magia, de cuando uno se queda sostenido en la melodía por el encuentro con un verso con las letras cuajadas de belleza. Eso es impagable. Un estremeciemiento
Abrazo José Antonio