Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 22 de junio de 2011

POEMA PARA UN IDIOTA

Cuando un amor se acaba
En algún lugar hay una rosa que muere
Una estrella se apaga en el cielo
La cuenca de un ojo ha quedado vacía

Mi corazón es grande
Casi enorme
Pero mal que me pese
No existe ni el más mínimo espacio
Para un nuevo idiota en él
Así que sin piedad
Te arranco
Ahí te quedas

Postdata: Devuélveme mis gemidos!!!

25 comentarios:

Curiyú dijo...

Esto si que es duro. Los idiotas también merecemos ser amados...

vera eikon dijo...

A mí no me pareces un idiota, Darío. Y bien seguro que no te falta amor. Con esa carita....
Besos

Serendipia dijo...

Somos varias con el mismo sentir. (yo los gemidos se los dejaría, para que lo torturen en las solitarias noches frías).
Saludo, un gusto conocerte

Daniel Shields dijo...

Si uno es idiota seguramente sea cómico y duro aspirar a la compañia de otro ser que no sea idiota. Al mismo tiempo, este mundo esta lleno de idiotas que ni siquiera se saben ser idiotas, así que como las viejas han de decir... Una tapa para cada olla.
Saludos.

Maia Blank dijo...

Los gemidos yo se los dejaría de regalo, envueltos en una cajita rosada con un moño enoooorme -rojo-, y se los metería en algún sitio sagrado. Porque, ¿para qué los quiere una de regreso cuando tiene infinidad más para repartir?

vera eikon dijo...

Serendipia, está claro que todas disfrutamos de nuestro momento de despecho. Supongo que es lo que con el tiempo nos permite distinguir a los idiotas de aquellos que no lo son.
Un abrazo

vera eikon dijo...

Daniel, seguramente el poema debería habérmelo dedicado a mí misma. O haberlo titulado "Poema de una idiota a otro idiota"....En fin, no hay peor momento que cuando una descubre que en realidad es una idiota, cuando pensaba que no lo era...
Saludito

vera eikon dijo...

Pues sí, Maia, como ya sois dos me replanteo lo de los gemidos. Entiendo que la fuente es inagotable...

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

emmagunst dijo...

Estás muy enojada con ese. Se lo debe merecer.
Pero no pierdas las esperanzas, siempre aparece un nuevo idiota. Te lo aseguro.
=)

Rayuela dijo...

lo extraño del caso, es que un idiota se lleve tan bello poema...

hermoso, realmente.
besos,Vera*

Mixha Zizek dijo...

Vera,
que me apunto con tu post este día, y voy a dedicarselo a alguien porque le cae como anillo al dedo, aunque pensandolo bien ya fue hace tiempo y ya ni siquiera me acuerdo cómo era.
excelente poema, me gusta Besos

Elchiado dijo...

el otro día tendría que haber escrito algo así y no algo tan desagradable... cuidado, hay más idiotas que piedras
un abrazo

vera eikon dijo...

Gracias Sonrisa. El placer es siempre del que recibe...Abrazo

DANIEL C C dijo...

Soy tu idiota número 55, preferiría ser el número 77 pero es una idiotez esto de elegir hueco y máxime tratándose de un corazón tan ventrílocuo como el suyo hermanita. Mi ojo la sigue atenta día y noche. Aunque yo duerma. Besos.

vera eikon dijo...

Emma, querida Emma, creo que de ti no podría esperar menos. Pero ¿sabes?..ya comienza a darme pena el idiota. Perder tu afecto sin haberte conocido...
Te quiero, linda

vera eikon dijo...

Mixha, te lo regalo. Lo bueno es que este post se adapta a muchos individuos...Pero lo mejor de todo es haber olvidado. Como en el poema de Emma de hoy... Besos

vera eikon dijo...

El Chiado, la verdad es que leí ese post....Casi mejor darle la patada al idiota y no a la piedra. Beso

vera eikon dijo...

Danielo, ya sabes que en una época tu fuiste el idiota de mi poema. Desafortunadamente nosotros nos amamos a destiempo. Creo que no puede existir tragedia peor. Primero te amé yo, luego-por un breve instante de tiempo-nos amamos, y finalmente tú me amaste. Así es la vida. Supongo que la mejor parte se la llevaron los que nos conocieron después (o no). El caso es que nos queremos, sin rencores, como entre aquellos que se aportan un dulce calor, pero ningún fuego. En fin...Besitos hermano

ana dijo...

Cada verso lo siento dolorosamente mío también, Vera. Lo peor es que cuando ocurre que el amor acaba, una puede ser tan idiota de sentirse tan muerta como la rosa, tan apagada como la estrella, con la otra cuenca vacía y con todos los gemidos reunidos haciendo habitación en el corazón descalabrado.

besos
anamaría

vera eikon dijo...

Ay Rayuela, hoy me acordé de ti, y de la foto de la rayuela que veo todos los días, y que siempre olvido hacer. Ahora comienzo a pensar que quizás el idiota no era tan idiota, y por eso le escribí el poema. Besitos

vera eikon dijo...

Ay, Ana María, dices unas cosas muy hermosas. ¿Seguro que no te animas con ese blog?? Sería tu fan number one....Besos guapa

David C. dijo...

Es conveniente arrancar. Good.

:Isza: dijo...

Muy lindo el poema, pero como duele!!


Saludos!!

Malena dijo...

Lo realmente increible es que siempre volvemos a enamorarnos de otro idiota.


Pero la próxima vez .....