Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 25 de julio de 2011

UN PRINCIPIO

Adoro esa película. El texto podría ser simplemente una excusa....




Estaba el Amor sentado en un banco. Llevaba la cabeza cubierta con un bombín, y sus temblorosas manos no paraban de jugar con el pomo de su bastón. De vez en cuando sacaba el reloj del bolsillo de su chaleco, e impaciente comprobaba la hora. Se sentía desentrenado. Tenía la molesta sensación de que aquella gente que pasaba por delante suya, y lo veía sentado en aquel banco, lo miraba con el escaso interés que en aquella época despertaban las formas anacrónicas, o los elementos fuera de lugar. En aquellos tiempos avanzados, en una sociedad en la que el fracaso se consideraba algo punible, un obstáculo manifiesto al progreso, y a la supervivencia de la especie, el concepto de amor romántico había sido aniquilado. Los emparejamientos eran programados, para que su único destino final fuera el éxito. No se podía permitir que las emociones, e incompatibilidades entre la pareja lastrasen el futuro de la familia. Los emparejamientos fallidos constituían una tara y un boicot al sistema. Ahora todo se había simplificado. A base de exhaustivos análisis genéticos y neurológicos, uno podía encontrar fácilmente a su alma gemela. Claro está que se habían  extirpado el romance, y la aventura de la conquista. Pero por otro lado también se había acabado con el desamor, el desengaño, y el dolor de la ruptura. El sistema había resultado ser infalible. Apenas existía un cinco por cien de fracasos, y éstos en personas previamente desequilibradas, con escasa empatía, incapaces de establecer vínculos permanentes con los otros.

Por todo esto el Amor se sentía desentrenado. Todos los días se dirigía sin esperanzas a la oficina de empleo, en busca de una ocupación adecuada para él. Ya no existían corazones solitarios, ni expectantes, ni soñadores…Era algo insólito que alguien llegara a la adolescencia sin que le hubieran asignado a su media naranja. Las bases de datos bullían en constante búsqueda de coincidencias. A veces sucedían pequeños imprevistos, como que el resultado final emparejase a dos personas con una gran diferencia de edad, o del mismo sexo (esta última circunstancia era muy contraria a la finalidad última del sistema, que no era otra cosa que la supervivencia de la especie, y del sistema social imperante). Los científicos no se explicaban porque a veces se producían  estas incoherencias en un método con tan alto grado de fiabilidad, pero afortunadamente siempre existían más opciones de emparejamiento para eses individuos. Se les recetaban fármacos y complementos hormonales -aparte de realizárseles un  férreo seguimiento- para evitar las asperezas y los conflictos que pudiesen derivar de unos caracteres “no al 100% compatibles”.
El caso es que aquella mañana el Amor había recibido un chivatazo de su colega el Destino, cuando se habían encontrado en la cola que se formaba cada día ante la oficina de empleo. Le comentó que hacía días que se venía apercibiendo de una incongruencia en el continuo espacio-tiempo. La irrupción de uno de aquellos acontecimientos a los que antiguamente se solía denominar como “efectos mariposa”. Concepto inexistente en la actualidad, donde cada paso, cada decisión, cada aliento, era concienzudamente programado de antemano para que nunca derivasen en un obstáculo para el sistema. Como Destino que era, sabía de buena fuente que el amor era la esencia de aquel acontecimiento. Por lo que le advirtió estuviera preparado y atento, no fuera a ser que estuviera tan desentrenado que dejara escapar esta oportunidad. Según el Destino, el acontecimiento tendría lugar a lo largo de ese día, en aquel parque, en el que el Amor esperaba.

Era domingo, y las parejas proliferaban sobre la hierba paciente. Todas tenían en sus rostros aquella apariencia cómoda, satisfecha, y-para ojos inexpertos-casi feliz. Sin embargo para él no eran más que rostros vacíos, a los que se les habían sustraído los rasgos del arrobamiento y el éxtasis, con los que solían vestirse ante el milagro del amor. Faltaba el ensueño, y el elemento animal, pasional, irracional…Y sí, lo tenía claro, él siempre se había considerado un sentimiento irracional. Puro milagro. Ahora se sentía rebajado a un nivel de cotidianeidad que consideraba insultante. Sí, la mayoría de la gente se emparejaba, casi en su totalidad de forma permanente, pero él lo sabía, a pesar de lo que manifestase el sistema, el mundo podía ser un lugar más lógico, pero era un lugar carente de amor. Chasqueaba la lengua y movía su cabeza de lado a lado, negativamente. Aquel era un mundo del que se había descartado el elemento humano. Y él se consideraba el más humano de todos los conceptos.
En el cielo comenzaron a agruparse las nubes, formando corrillo. Venían con los lomos pintados de gris. Le pareció un buen síntoma, puesto que los efectos mariposa solían venir acompañados de revoltosas circunstancias meteorológicas. De pronto la vio. Enfrente, sentada en un banco, rodeada de papeles amontonados, había una joven que escribía frenéticamente. No podía verle el rostro, porque los largos cabellos le caían sobre él, a modo de velo. Las líneas de su cuerpo parecían quebradizas, como si se fueran a desvanecer al tacto de una mano. Pensó que estaba toda hecha de espuma. De pronto comenzó a llover, y los folios que rodeaban a la joven alzaron el vuelo. Ésta se levantó y corrió desesperanzada detrás de ellos. De pronto el Amor sintió un vértigo, y se supo perdido, extraviado. Y perdió la conciencia….

Un joven salió de entre las sombras, y comenzó a correr, él también, tras los folios que se desperdigaban. Pronto el parque estuvo vacío, sólo se podía ver la figura de aquellos dos jóvenes que descoordinados se movían sobre el césped, con sus ropas empapadas. De pronto ella se paró bajo la lluvia, y miraba fijamente aquellas hojas con manchones de tinta. Él se le acercó, silencioso, se metió los folios debajo de la cazadora, por si hubiera alguno que aun pudiera salvarse. Ahora estaba enfrente de ella, que por fin se había apartado los cabellos del rostro, en el que destacaban dos ojos grandes, verdes, titilantes de sueños, y de lágrimas.
-No llores-dijo él-. Quizás no todo esté perdido.
-Y tú ¿quién eres?-contestó ella recelosamente
-Alguien que observa cómo vienes aquí, a escribir, cada tarde.
El rostro de ella se destensó.
-Quizás tengas razón, y no todo esté perdido…-contestó.
Comenzaron a caminar, juntos, despacio, bajo la lluvia. Ella no paraba de mirarse las manos que sostenían aquel zafarrancho de papeles arrugados. Él, tenía los brazos en torno al pecho, protegiendo aquellos pocos folios que había rescatado. Si al menos uno sólo se conservara intacto….-pensaba.
Se dirigieron a la marquesina de los músicos y allí se limitaron a contemplar como el agua caía. En silencio. Quizás fuera a causa de la lluvia, pero podían sentir como un campo magnético se forjaba a su alrededor. Aquel silencio los cercaba, como si fuera un abrazo, envolviéndolos. Ella sentía su respiración, su aliento caliente, sobre sus cabellos mojados. Él podía olerlos, permanecía clavado en aquella humedad. Soñaba con meterlos en su boca, lamerlos, secarlos a besos. Pero nada decía. El cuerpo de ella parecía pequeño, liviano. Temería destruirlo con sus brazos, con su peso. Sin embargo se la imaginaba maleable como una duna. Quería enterrarse en ella. Asfixiarse la boca con su arena. Pero nadie decía nada. La lluvia se incrustaba contra el hierro forjado de la marquesina, como si fuera música. La joven se balanceaba ligeramente, y se imaginaba que él la tomaba, y bailaban, bailaban, bailaban….con la misma cadencia de la lluvia. Ni siquiera sabían sus nombres. Sin embargo se imaginaba bailando con el joven sin nombre. Pero dejó de llover y aquel campo magnético que los había mantenido inmóviles pareció desvanecerse, como si sólo hubiese sido un obstáculo creado por su imaginación. Ella comenzó a caminar, alejándose, como quien va a la deriva, y no puede evitarlo. Él la tomó por el hombro y susurró: Espera…Se volvió y vio como él se abría la cazadora, y extraía un montón de folios arrugados. Se los ofreció, y ella comenzó a examinarlos, con ansiedad. Por fin halló uno en el que la tinta permanecía intacta. Se le llenó la boca con una sonrisa.
-Este es el principio. Justo lo que necesitaba. A veces-le dijo entusiasmada- lo más difícil es encontrar un principio. Afortunadamente, gracias a ti, no se ha perdido.
-Entonces ¿volverás? ¿Mañana volverás a escribir a este parque..?- preguntó titubeante.
-¡Sí!-exclamó. Entonces cogió el folio, y doblándolo lo introdujo bajo su camiseta, allí donde su corazón, y se alejó, mientras el joven la observaba, hasta que su silueta acabó por perderse en la lejanía. Al llegar a casa, sacó el folio. Lo desdobló y lo colocó cuidadosamente sobre la mesa. Comenzó a pasar a limpio….

“Estaba el Amor sentado en un banco. Llevaba la cabeza cubierta con un bombín, y sus temblorosas manos no paraban de jugar con el pomo de su bastón. De vez en cuando sacaba el reloj del bolsillo de su chaleco e impaciente comprobaba la hora….”


8 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Será que eso piensa el amor realmente? Será que extraña el lado pasional, salvaje, emocional? Estoy hecho bolas, pensando que quizá, "amor" no sea más que un hombre frío poniendo los puntos sobre las íes...

Aka dijo...

En el fragmento de la marquesina he podido percibir el magnetismo entre los dos cuerpos, lástima que Amor no estuviese por la tarea... todo y que quizás no fue una más de sus múltiples artimañas para que el chico volviese al día siguiente al parque a seguir viendo y encontrándose con la chica. Quizás radica allí el verdadero amor, y este desaparecería en unas tardes de pasión... ¿les estará dando una oportunidad para enamorarse de verdad el uno del otro?

besos

C C RIDER dijo...

Desde ahora siempre que llueva iré a la marquesina de los músicos intentando robar la vacante al Destino y al Amor.
“Mirei a tarde.
Liña espiral da chuvia na memoria.
Unha estación de incensó pranto mirra
abisal. Salgueiros partituras.
As fontes fican soas.
Unha especie de bafo de camelias unxidas.
Chove gris Compostela. Un cálice de chuvia.
Mais non estabas ti…”
(Luz Pozo Garza)
Tesme que falar do film ese!!

vera eikon dijo...

Dani, qué casualidade!!Hoxe estiven lendo unha entrevista de Luz Pozo na Voz. Adoro a esa muller. Ten preto de noventa anos e unha vitalidade e un amor á vida que é admirable. E bueno, a verdade é que non sei porque o relato fíxome lembrar o film, ainda que coido non ten moito que ver. Pareceume unha película incrible. Caótica, bela, alegórica, e palpitante. E Jared Leto.....Bico

vera eikon dijo...

Darío, si tuviera alguna cosa clara respecto al amor te diría que precisamente el amor es ese lado pasional, salvaje y emocional del que hablas. Pero creo que en una sociedad como la nuestra, eso no basta. El romanticismo y el sentimiento puro son anacronías que de nada sirven si no son encauzadas. Como casi en todo en esta vida se nos pide que en el amor busquemos el éxito. Así que creo que el amor no constituye un fin en si mismo, sino que es un medio, o una etapa más de las que tenemos que ir quemando como seres humanos, para garantizar la continuidad de esta sociedad, y de la especie. Sin embargo el amor no siempre llega cuando lo esperamos, ni por el canal lógico, o incluso a veces nos llega sin que exista una predisposición en nosotros a enamorarnos. Y son esas situaciones las que me hacen sospechar de su existencia(aunque todo provenga de una ensoñación, de una ficción que nosotros mismos inventamos. Quizás el amor son sólo dos que sueñan el mismo sueño...). Y no te hablo de amores para siempre,o que siquiera lleguen a culminarse. Sino un simple "principio" de amor, un mero estallido. Creo que esas son cosas tan preciosas y que en tan pocas ocasiones suceden, que son las que me hacen pensar en el amor como en alguien que espera en un banco. Pero he ahí la clave del texto. Ella le dice que a veces lo más difícil es encontrar un principio. Y ese principio está en aquel folio, y en aquella marquesina.Y ahora podría pasarme horas y horas haciéndome bolas con la película (dicho sea de paso no tiene nada que ver con el texto. Simplemente me acordé por el detalle del efecto mariposa...), en la que llevo pensando durante todo el día. Quizás escriba un texto sobre ella...Beso

vera eikon dijo...

Aka, cada vez tengo más claro que el amor tiene que ver mucho con el ensueño. Lo que me produce más dudas es pensar durante cuánto tiempo se puede mantener ese ensueño. Hay gente para la que ese ensueño es totalmente innecesario, y sin embargo existe otra de naturaleza más romántica para las que ese ensueño es indispensable. De todas formas el relato es bastante flojo. Llevaba varios días dándole vueltas a esa idea del amor esperando en un banco, condenado en un mundo en el que es una mera anacronía, y finalmente no sé por qué lo convertí en una mera ficción escrita en unos folios que se desperdigan por el viento y la lluvia. Quizás como una metáfora de la fragilidad del amor. En la que a veces lo realmente significativo es el punto de partida. Es ahí donde radica el milagro, y la promesa. O no....Besos

Aka dijo...

La imagen del anciano en el banco es fuerte, y el principio del relato me hizo pensar un poco en los escritores del principios del XX que pregonaban contra el exceso de tecnología y la deshumanización de la humanidad. No sé si el amor es un anacronismo o no, para mí sin duda el ensueño es una parte importante, me da la sensación que simplemente se ha banalizado y transfigurado. El cine está lleno de películas (más o menos buenas románticas, más malas) y canciones, novelas, etc... y en todas ellas el tipo de amor casi siempre es el mismo, un romance que con la salida de los créditos parece que la historia llegado a ese punto ya no tiene interés y se mantiene igual siempre. Y eso ha calado tanto, que todo el mundo quiere eso, un amor expres y que no caduque, y sino se consigue se considera un fracaso. En fin... buuuf menudo rollo que he soltado.
el anciano, y la metáfora de los folios tienen mucho potencial.
un beso, buenas noches

vera eikon dijo...

Sí, Aka, el ensueño es lo fundamental, y , al menos en mi caso, la esencia del enamoramiento. Lo que resulta más difícil es conservar ese ensueño cuando esa relación se prolonga en el tiempo, sobre todo con la convivencia. Y en cuanto al cine o los libros, las historias de amor que me estremecen son aquellas que están condenadas de antemano (el otro día estuve viendo "La edad de la inocencia", sin ir más lejos), porque sé que el ensueño perdurará siempre aunque los amantes permanezcan separados. Y bueno, me encantan tus reflexiones....Besos y buenos días