Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 27 de julio de 2011

VACÍOS

Imagen: Leonora Carrington




           En ocasiones nos asedia un gran vacío....
            pienso que ese es el mayor enemigo de los hombres




Hoy
no existen más que gritos sin voz
en mi garganta

Mi párpado
no es más que una membrana
que envuelve un ojo de aire
Cada imagen se astilla en mis pestañas
y se aplasta contra el suelo,
con el seco bramido
de un animal
sacudido por una lanza

Mis pequeñas manos
son incapaces de asir la vida
y sus desmanes…
Los instantes se me resbalan
absortos
como olas en un mar

Sólo tengo
palabras caídas en un césped sintético,
descompuestas,
y con los vómitos al viento

Hay un pez
con un anzuelo en la boca
al que veo morir

Hay un niño 
al que se le ha quebrado la risa
que me pide que busque a su madre
de la que ya no recuerda ni el nombre

Hay un mártir 
que ha perdido su causa
y desde el resinoso cadalso
me pregunta por la sinrazón de su muerte

Y yo
que nunca he creído en nada
hoy
me reventaría el corazón
por devolverles la fe





20 comentarios:

C C RIDER dijo...

Sólo tengo
palabras caídas en un césped sintético,
descompuestas,
y con los vómitos al viento""
//
Parece que estoy escuchando las Gymnopedas al hilo de tus versos descarnados. A veces me pregunto si la negativa a procrear, a traer pececitos, héroes al mundo es alimentar el vacío o simplemente estratificarse en infinitas melancolías. Sabes que soy tan nostálgicobundomeloso que me decanto por lo segundo. Saludos y que el mar te traiga infinitos peces que llevar al cesto.

vera eikon dijo...

No sé, querido. En estos últimos tiempos, tengo una idea, una hebra de la que si tiro puedo llegar a un relato o a un poema, y siento que ya no hay espacio para nada más. Pero cuando, como hoy, tengo un momento, apenas un instante, y me siento sin una idea colgándose de mi pelo, entonces es el vacío, el absurdo existencial, y me acuerdo tanto de Antoine Ronquentin(ya sabes, siempre he sido sartriana, aunque tú no). No es tanto que el absurdo existencial esté motivado por no escribir, sino que vacía de palabras, el absurdo se me queda mirando en los ojos. Está claro, las palabras son mi escudo (para otros su escudo puede ser su trabajo, su equipo de fútbol, sus hijos, su perro...), y sin ellas siento un vacío comparable al que en otros tiempos me dejaba la ausencia de amor...Besos

El hombre de Alabama dijo...

Sabes sacar mucho partido de algo como el vacío.
Envidiable.
En fin, un poco descorazonador, pero a estas alturas de qué vamos a asustarnos.

Aka dijo...

Quizás es mi impresión, pero me sorprende la diferencia que encuentro entre tus poemas y tus narraciones. Los cuentos están llenos de imaginación y fantasía, que si bien tiran a lo nostálgico o los finales trágicos describen mundos bellos llenos de esperanza e ideales. Los poemas son más "crudos", el fatalismo o existencialismo de los finales de tus cuentos condensados en unos versos. Curioso ver el vehículo de expresión que eliges o te elige mejor dicho para manifestar tus diferentes estados de ánimos o ideas que te rondan. Pero quizás solo sea una observación equivocada...
un poema muy desolador, que consigue dejarte vacío cuando lo has leído.
besos

C C RIDER dijo...

Yo sería más "Camusiano" porque soy consciente que el absurdo y la felicidad son hijos de la misma tierra. Y también estoy en un completo vacío, me salen igual a cuentagota una entrada semanal, como una flor triste. Aunque mis palabras están gangrenando mis ramas, esas que nacen en el fondo del mar y anidan peces con alas. Cabría pensar que este calor tampoco es sano pues mi cabeza hace "bluff" y mi ausencia de amor dice "basta", no me elige, me toma.

una chica de ojos marrones dijo...

precioso y descorazonador...
los últimos versos son preciosos...
que me gustó...

vera eikon dijo...

Creo que el vacío, el absurdo existencial, es uno de los grandes temas, Alabama. Tal vez mediante las palabras tenemos la sensación de aprehenderlo y definirlo. Como si esto pudiera convertirlo en menos vacío. Un abrazo

vera eikon dijo...

Aka, tú lo has dicho, te elige. No sé, supongo que mis últimos relatos son bastante oníricos, en un sentido muy positivo, que se decanta más hacia el lado del ensueño que hacia el de la pesadilla. Sin embargo si miras más atrás, creo que no todos son así, y algunos son incluso crudos. Supongo que se trata de etapas. Pero en cuanto a los poemas, creo que sólo sé escribirlos en carne viva. Lo cual hace que puedan resultar descarnados. Pero creo que si miras atrás(otra vez) los hay positivos y entusiastas. Me encantan tus reflexiones Aka. Siempre me haces pensar. Besos

emmagunst dijo...

Sólo tengo
palabras caídas en un césped sintético,
descompuestas,
y con los vómitos al viento...

(y digo: mientras sean palabras aún hay esperanzas...si fueran letras sueltas estaríamos en graves problemas...)

Me gusta, como siempre Vera.

vera eikon dijo...

Daniel, es verdad, tú siempre fuiste más Camus. Pero una entrada por semana no me parece una mala media. Siempre que la entrada sea bueno, claro...

vera eikon dijo...

Muchas gracias chica de ojos marrones. Un abrazo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Leo en lo de Trapecista: "Sufrir por amor es un lujo para la mayor parte del planeta." Tu poema lo confirma.

Eleanor Smith # dijo...

Impecable poema.
Parece una descripción de mis sentimientos...

GRACIAS Vera ***

Un beso o 2 #

Clitemesstra dijo...

Es la primera vez que entro a tu blog, ya te había visto en la lista de Mixha, me atrajo el nombre y ahora que leo dos de tus entradas, me quedo a seguirte, eres buenísima, saludos

vera eikon dijo...

Emma, ahora veo el vaso medio lleno...Y las palabras, en mi caso, siempre cauterizan la herida. Por lo tanto quizás podamos llenar este vacío. Besos

vera eikon dijo...

Darío, no sé si entiendo(estos días ando torpe)...Ahora dudo en si prefiero sufrir por amor, o el vacío que nos deja cuando por fin se va el sufrimiento. Como escribió la gran Rosalía de Castro:

Unha vez tiben un cravo
cravado no corazón,
y eu non m´acordo xa s´era aquel cravo
d´ouro, de ferro ou d´amor.
Soyo sei que me fixo un mal tan fondo,
que tanto m´atormentóu,
qu´eu dia e noite sin cesar choraba
cla chorou Madalena na Pasión.
"Señor, que todo ó podeles
-pedinlle unha vez a Dios-
dáme valor pr´arrincar d´un golpe
cravo de tal condiçón".
E doumo Dios e arrinqueimo
mais...¿quén pensara?...Despois
xa non sentín máis tormentos
nin soupen qu´era delor;
soupen so que non sei qué me faltaba
en donde o cravo faltóu,
e seica... seica tiven soidades
d´aquela pena... ¡Bon Dios!
Este barro mortal qu´envolve o esprito
¡quén o entenderá, Señor!

vera eikon dijo...

Gracias Eleanor. Espero que te vayas sintiendo mejor. Bicos!!!!

vera eikon dijo...

Bienvenida Clitemesstra. Gracias por tus palabras. Un abrazo

Carmela dijo...

Para mí Vera, es peor el vacío que queda cuando, como dices se va el sufrimiento. Quizás sea porque me ahoga la nada, y prefiero sentir, para bien o para mal.
Un abrazo

Sentimentiras dijo...

Me ha creado mucho desasosiego este poema, Vera.

Realmente, la pérdida de fe, el vacío... siempre han sido cosas que me han aterrado desde pequeña.

Coincido con lo que te dijo Aka por ahí arriba, tus relatos son tan diferentes a los poemas!
Aunque siempre preferiré tu poesía, que me consuela más la ferocidad con la que escribes esto.

Un besote.