Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 22 de agosto de 2011

CENIZAS

Ilustración: Manuel Martínez Ortiz




El amor ya no me arropa

Durante el sueño
las mantas se desprenden del lecho
blandamente
y el frío se abate sobre mí
con el filo acerado de una estrella

Giro sobre mi eje
buscando el calor de tu cuerpo
pero tú no estás

En una noche de borrasca
olvidaste el camino de regreso
Salí a buscarte
con los hombros desnudos
y la falda arremangada
En mis pies
no más que unas tristes sandalias

Me enterré en el barro hasta las ingles
Empapada
con la última lumbre de mi amor
le prendí fuego al corazón
e hice de él un faro
para orientarte
en tu navegar por el océano de fango

Al día siguiente
el sol desde su trono
GRITÓ
que ya no volverías
La postrera llama
se dejó morir en mi pecho
Y del amor
y el corazón
no me quedó otra cosa
que un puñado de cenizas

Sé que he de dejarlas cabalgar
a horcajadas del viento
Tan solo aguardo a que pase por mi puerta

Quizás…
Mañana




Adoro las conexiones transoceánicas. Hoy Miriam publicó en una entrada la foto perfecta para este poema...

18 comentarios:

David C. dijo...

Me gusta.

EMMAGUNST dijo...

Tenías razón, iba justa!

A mí también me gusta mucho este poema!!!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Un poema de amor, que siempre es como cenizas, y donde hubo fuego cenizas quedan y hay amores que renacen de cenizas.
Creo que me embolé. Besoo

vera eikon dijo...

Gracias David C. Un abrazo

vera eikon dijo...

Finalmente me decidí a añadir la foto al final del poema. Me alegra que te guste, porque a mí, de tanto leerlos y releerlos, me acaban resultando vacíos. Y no me queda más remedio que desprenderme de ellos. Beso, querida...

vera eikon dijo...

No digo que no sea posible, Darío. Pero yo no creo en las segundas vueltas del amor, sobre todo cuando la última llama acaba por abrasar nuestro corazón. En esos casos lo sano sería soplar y que ese soplo se lleve las cenizas, bien lejos. Porque sólo así, podrá crecer un corazón nuevo que sustituya a aquel calcinado. Pero es tan difícil encontrar el aire pare ese soplo!!! Eso es lo que yo sentí al escribirlo...Pero toda interpretación es válida, así que no deje de embolarse
Beso

Nina dijo...

¡Bello poema!

Inevitablemente me acordé de este tema (el cual amo:

http://www.youtube.com/watch?v=M3BGjhAzR_U

Besote.

Eleanor Smith # dijo...

Que tierno y sublime para esta hora de la tarde!

Me gustó (MUCHO) Vera.

Un beso o 2 #

El hombre de Alabama dijo...

Quizá. Aunque con estas cosas soy un escéptico.

C C RIDER dijo...

Quizás, y tal vez a quemarropa.

EMMAGUNST dijo...

La escéptica soy yo Alabama, sin embargo a las mujeres les creo cuando dicen estar enamoradas. No me pasa lo mismo con los hombres. Ya me convertí en una vieja descreída. Horrible.

Carmela dijo...

Rara vez de las cenizas resurge nada, y solo ahogan futuras llamas que pueden prender una nueva hoguera. Dejar la puerta abierta y todas las ventanas nos ayuda a crear una fuerte corriente que se lleve esas cenizas lejos. El Ave Fénix, no existe en la vida real.
Me gusto mucho el poema Vera
Besos

(PD, aunque voy con retraso ya mi ritmo, te sigo)

vera eikon dijo...

Gracias, Nina. Luego en casa escucharé el tema. Anoche lo intenté pero tuve muchos problemas con internet. Bicos!!!

vera eikon dijo...

Sí, tierno....Bico, Eleanor

vera eikon dijo...

Es que este quizás suena a posponer las cosas que uno ha de hacer, Alabama..

vera eikon dijo...

A quemarropa siempre, CC

vera eikon dijo...

Ja,ja, Emma, no digas cosas como esas que después nos tachan de feminazis!!! Como venga Descla, va a decir que ya andamos discriminando...

vera eikon dijo...

Pienso como tú, Carmela, pero a veces insistimos con dejar permanecer las cenizas sólo un ratito más...Bicos(y gracias por ir siguiendo la estela. Me halaga...)