Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 5 de septiembre de 2011

CANCION DEL ALBA


After the Rain I



 After the Rain II de Nanoo-G





La flor
apenas sabía gran cosa del mundo
Su única certeza
era el peso de aquella gota de rocío
que al alba amanecía sobre sus pétalos

La flor
sabía de amor

12 comentarios:

(* dijo...

La flor, por tanto, sabía de caricias y cicatrices, es decir, de huellas.
Precioso amanecer.
Un abrazo.

trapecista dijo...

me recuerda a un poema de pizarnik
muy sensual!

El hombre de Alabama dijo...

Muy breve, muy concentrado.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Acuerdo con el Trapecista, es Pizarnakiano, breve y rotundo, como el conocimiento de la flor, que es casi todo, o todo.

vera eikon dijo...

Sí, (*. Y la flor no formulaba, ni ponía nombres. Permitía, simplemente, que la gota de rocío amaneciese sobre ella-como si ambas fueran una misma cosa-para desaparecer después, al abrigo del sol. Y con que al día siguiente la gota de rocío volviese a amanecer sobre sus pétalos, a ella le bastaba. Porque ella no pedía nada para sí. Tenía la conciencia limpia de aquellos que cumplen un ciclo....
Un abrazo grande. Tienes un blog muy hermoso, (*

vera eikon dijo...

Vaya, eso es todo un halago, Trapecista. Y la verdad, no sabía muy bien qué podían ser estas líneas. Por eso todavía me siento más agradecida por esas palabras.

vera eikon dijo...

Como una gota de rocío, Alabama.

vera eikon dijo...

Me pregunto si en toda mi vida humana llegaré a atesorar todo el conocimiento de la flor, Darío.

Eleanor Smith # dijo...

No me cabe ninguna duda. Sabía.

Bellísimo y delicado *

Un beso o 2 #

vera eikon dijo...

Gracias, Eleanor. Biquiños

Nina dijo...

Me encantó, y me paso igual que a muchos, me resulto muy Pizarnakiano el texto =)

Besote enorme.

vera eikon dijo...

Gracias, Nina. Se me están poniendo los carrillos coloraos. Unha morriñada de bicos...