Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 15 de septiembre de 2011

ENSAYOS ANTE EL ESPEJO

Imagen: Katja Faith





La mujer se contempla en el espejo, y ensaya sobre su superficie un rictus de muerte. Mira directamente a los ojos a aquélla que nunca ha de ver. La cuestiona sobre el amor y la vida. Sobre la aspereza de las persianas bajadas en el apartamento. Sobre la imagen que con un ruido de uñas araña sus ventanas, sin ímpetu suficiente para romperlas y entrar. El mundo se ha quedado fuera pero ¿a dónde ha ido a ovillarse la vida? La mujer siempre se ha sentido como una caja de cerillas. Ahora la mayoría están húmedas y la posibilidad del fuego le parece un milagro. Pero hubo un tiempo en el que su cuerpo era lumbre. Y ella nacía a la primavera y al otoño. Sentía un peso en las ingles que la anclaba a la tierra, y todavía era capaz de experimentar el espanto ante las cosas. Su ser era un abrevadero al que los hombres venían a calmar la sed que no se nombra. Y en el que las mujeres se lavaban las partes íntimas. Y ella se sentía girar y girar, aunque continuaba quieta. El polvo de los cuatro puntos cardinales brillaba perennemente entre sus manos, y asía al instante, con brío, por los cabellos. Atesoraba con mimo, en una cajita, luces y sombras. El cielo venía cada noche a reflejarse en su quietud, y dormía acunada por un bullicio de estrellas. Hoy todo era un insomnio sin sueños. Un viajar sonámbula por corredores deslomados. Un dolor sin herida. El rostro de sus amantes jamás aparecía ante ella. Hubo un tiempo en el que unos rasgos se superponían a los otros. Y las células de su cuerpo exudaban amor. Y el torrente de su sangre sonaba como un enjambre de abejas. Pero en algún punto entre ella y el horizonte la araña se volvió tela. Y ahora pende olvidada en un rincón de alguna habitación. Con dos ojos ciegos atorándole la garganta. Y ya ni siquiera el olor a pan caliente consigue arrimarla a aquélla que algún día fue.

9 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Ha de estar muy mal, porque el aroma de pan caliente y de café, urde milagros...

El hombre de Alabama dijo...

Hay que temer a los espejos.

:Isza: dijo...

Me dio un poco de tristeza... pero es precioso.

Espero que esa mujer se levante y la vida le dé un abrazo.

Muxus! =)

vera eikon dijo...

Sí, Darío, ha de ser grande el desapego porque esas son cosas que nos arriman de inmediato a la vida, y de momento nos salvan...

vera eikon dijo...

Sobre todo si tenemos un día de esos, Hombre de Alabama

vera eikon dijo...

Me temo que esa mujer ha caído en la inercia, Isza, por lo que las piernas le flaquena. Pero desde aquí no dejaremos de animarla. Muxus para ti también, Isza!!!

el maquinista ciego dijo...

...me muero esos días en que siento que no soy más que eso, un ensayo de mí ante el espejo (proyecto de gran obra que acabó en libreto mal acabado.......)
...aunque también revivo esos días en que veo en el espejo cada minúscula célula de mi cuerpo, llena de oxígeno y alimento, dispuesta a empujarme fuerte hacia aquella que un día fui y que a veces siento que puedo volver a ser...

...morí y nací en este ensayo......como bien dices, dolió, pero no hay herida, hoy me sale sólo puro teatro...........

vera eikon dijo...

Es verdad, morimos y renacemos, nos caemos y levantamos, pero esta mujer está más allá. Hace tiempo que sucedió la última caída, y no ha encontrado ni fuerzas, ni una mano que la levante. Se siente desahuciada ante el espejo, y a pesar de saberse muerta, no para de morirse cada día. La dibujé sin esperanza pero no por un placer masoquista, sino como advertencia a mi misma....

Ana Muela Sopeña dijo...

Es precioso tu relato, Vera.

He llegado hasta aquí a través del blog de un joven llamado cuervo. Me está gustando lo que leo.

Te dejo un saludo y un abrazo
Ana