Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 8 de septiembre de 2011

OTOÑO

Imagen: Nanoo-g


¿Cuántos cielos conviven en un cielo de otoño?

¿Cuántos rumores cantan en la voz de la hoja seca?


18 comentarios:

El hombre de Alabama dijo...

Nunca se lo he preguntado. Debería. Me gusta el otoño.

vera eikon dijo...

A mí también me gusta especialmente, Hombre de Alabama. Sobre todo cuando comienza a posicionarse sobre los lugares, y las cosas. Ayer, mientras caminaba por la playa, no sabría decirte cúantos cielos me salpicaron la cabeza...

Aka dijo...

En el otoño conviven todas las estaciones, y un día puede abarcar todos los cielos, desde el plomizo oscuro, las lluvias, las nubes que se desgarran por la tarde y la repentina aparición del sol al fin del día bajo oscuras nubes para despedirse y para dar brillo a los arboles que empiezan a amarillear... adoro el otoño! con todos sus cielos y su paleta de colores, cada año distinta pero reconocible.

un abrazo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Un cielo y mil rumores.

vera eikon dijo...

Sí, Aka, siempre supe que tu y yo éramos seres de otoño. Aunque me encantaría vivir el otoño que tu vives. Pero por ahora he de conformarme con que me lo describas, del modo en que lo haces(que no es poco...). Amo el cielo, sobre todo el cielo de otoño, tan imprevisible y él mismo, como ningún otro cielo...Besos

vera eikon dijo...

Me gustaría tener espacio en los ojos para tanto cielo, Darío. Y que mi nombre fuera un rumor de hojas secas...

Rayuela dijo...

dónde dobla el otoño las hojas?*

vera eikon dijo...

Bella pregunta, Silvia.... Esta imagen es a la que me recordó tu poema de ayer.Beso

Carmela dijo...

También a mí me encanta el otoño y sus atardeceres especialmente. Los bosques en otoño con sus mil hojas y tonos ocres, y el mar!! que reune todas sus caras posibles en esta época.
La fotografía es alucinante.
Besos, Vera

vera eikon dijo...

Es como si la naturaleza eclosionara para luego aquietarse, y recogerse sobre si misma. Del mismo modo que el sol es más hermoso cuando está a punto de ocultarse. A mí también me gusta mucho la foto. Besos

ana dijo...

¿cuántos ojos de Vera miran ese cielo
de cielos?
¿cuántas Veras me caen como hojas de oro en el corazón?
¿cuántas Veras se me otoñan en el alma?




apertas rumores
anamaría

vera eikon dijo...

Siempre me parecen tan hermosas tus palabras, Ana. Quizás existan tantos ojos como cielos. O dispongamos de una mirada distinta para cada cosa que queremos ver(porque me temo que no siempre queremos, y generalmente superponemos el concepto a la imagen, como si viviéramos en un mundo de cartón-piedra). Me gusta el destino de las hojas, y esa idea de otoñarme en tu alma. Por cierto, que el himno galego dice en su primera estrofa:
"¿Qué din os rumorosos
na costa verdecente
ao raio transparente
do prácido luar?" (¿Qué dicen los rumorosos
en la costa verdescente
al rayo transparente
de la plácida luz de la luna?)Hermoso¿no?
Me conmovió saber que te reuniste con Stalker. Bicos de outono

Elchiado dijo...

en un otoño caben muchas primaveras,
en una hoja seca,
infinitas promesas de luz


es hermosa tu manera de mirar

bss

axis dijo...

Dos preguntas, sólo dos fueron las que hiciste y me dejaron suspendida en aires tan frescos como mágicos!

Bicos Vera :)

ana dijo...

¡què bello ese himno! tan hermoso que me escalofriè y me dieron ganas de llorar, un himno así , provoca, tan acorde a esa sonoridad y transparencia de tu lengua. tendrè que solicitar la ciudadanía gallega, por motivos de costa verdecente y raio transparente...
...y sí,reunirme con stalker ha sido una de las experiencias más bellas de mi vida, ojalá algún día el rumoroso me lleve hasta Galicia

BICOS, BICOS

vera eikon dijo...

Y también lo que tú dices ElChiado. Últimamente he leído unos poemas hermosos en tu blog, pero no sé por qué no encuentro la opción de comentarios...Un abrazo

vera eikon dijo...

Me alegra Axis, porque por lo general me cuesta ser breve, pero estoy tratando de no forzar lo que se me presenta en pocas palabras. Y es que en realidad admiro a esa gente que tanto sabe decir siendo breve.
Un beso enorme

vera eikon dijo...

Es que es verdad, siempre que escucho el Himno Galego, me estremezco. Lo que me admira es que también a ti te ocurra. Pero es que lo escribió alguien cuyo corazón bombeaba los ríos y el mar de Galicia por sus venas, y su latido tenía el rumor de los pinos. Y creo que en nuestra lengua fluye todo eso, quizás porque siempre fue una lengua del pueblo, y del hogar, sin una normativa que encorsetara su corazón. O quizás es que también la idealizo. O a veces idealizo lo qué es ser gallego....
Ojalá Ana María, algún día te acerques por aquí. Aunque a mí también me agradaría saltar hacia ese lado. Bico cheo de rumores e de auga.