Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 12 de octubre de 2011

EL CUERPO DEL LIBRO

Manolo Gallardo: Onanismo Angelical





Llegaste a mí  como una pluma callejeando en la brisa
y con mucho tacto
te guardé entre los pliegues de mi cuerpo,
como quien guarda la pluma
entre las hojas de un libro que le gusta
Ahora
en la cama vacía
desnuda entre lúbricas sábanas
me hojeo
Mis dedos se deslizan por el lomo y las cubiertas
hasta el dobladillo
(y con ellos descoso la bastilla)
Las páginas
se encrespan
(mi líquido cuerpo se escupe en olas)
y se agitan en un vértigo de pájaros blancos
Vuelvo a encontrarte
entre las asonancias de un poema
que recito en el envés de la noche solitaria

18 comentarios:

Aka dijo...

Veo que al final la pluma cazada se ha convertidos en letras. Las plumas se encuentran así, a la deriva, cuando uno menos lo espera y pueden ser suaves como unos buenos recuerdos.
Besos

jojoaquin dijo...

en estos terrenos te manejas realmente bien. Besos

El Joven llamado Cuervo dijo...

Dije algo pero no dije, o mis letras eran demasiado débiles. Por eso es que ahora me entra el deseo de hojear este libro blanquísimo de letras muy negras, no pasarme ni una hoja...

C C RIDER dijo...

Hay libros que como cuerpos, piden un filo de espada para no perder la página, porque doblar su esquina... es como empezar un nuevo vía crucis

Saludos hermanita.

Eleanor Smith # dijo...

Escrito en el cuerpo *

Textos de sombra
Escritos en la piel pálida
Iluminada
Se encienden
Cuando unos ojos negros distantes
En ése cuerpo sublime y perfumado
Los lee.

Un poema que escribí hace un tiempo y me lo recordaste. Te lo obsequio.

Un beso o 2 #

JOAQUIN DOLDAN dijo...

es bueno encontrarse en un poema

El Peregrino dijo...

Hermosos poema plagado de erotismo y melancolía.
Saludos
El Peregrino

J. G. dijo...

no saldría de esas sábanas

vera eikon dijo...

Creo que las plumas que van a la deriva son las mejores, Aka. Besos

vera eikon dijo...

Gracias, Jojoaquin. Un abrazo

vera eikon dijo...

Me parece que así es como deben hojearse, Darío.

vera eikon dijo...

Confieso que cuando lo escribía pensé en hojas de libros que se cortan, hermanito. Deshilvanarse y volver a hilvanar. Bicos coruñés

vera eikon dijo...

Muy bello, Eleanor. Graciñas. Bicos!!!!

vera eikon dijo...

Un poema es un buen lugar, Joaquin Doldan. Saludos

vera eikon dijo...

Gracias El Peregrino. Un abrazo

vera eikon dijo...

A veces es difícil salir de las sábanas ¿no? J. G. Saludos

José Antonio Fernández dijo...

Vaya, me encantó este poema. Me quedo con ese "me hojeo": Ahí queda dicho todo.
Otro beso.

Vera Eikon dijo...

Acabo de releer el poema, y creo que lo que me gusta del mismo, José Antonio, es que creo que, a pesar de lo que se cuenta, consigue ser sutil. Como esa pluma que callejea la brisa...Me gusta cuando un poema toma la forma de una imagen que convive en él. Por ejemplo cuando un poema habla de olas, y los versos se deslizan de ese modo. En fin...Me alegra que te guste.Besos