Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 10 de octubre de 2011

PIEL EN TRES CARICIAS

Imágenes: Sarah Folkman




Tu piel
es la deriva
del mar sin etiquetas de mi cuerpo
Su tacto                  
el evanescente deambular de una nube
que se esfuma entre mis manos de cielo
(Toda caricia es tan en los bordes. Tan desde las antípodas….)
Su fiebre
la ciénaga a la que van a enterrarse mis besos
Su estremecer
la cuerda floja que mis pies tañen sobre el abismo
Su humedad
las escamas con las que improviso un disfraz de (en)cantadora sirena


Todo es piel
en el redil de esta noche
(Apenas se escucha el balido de las estrellas)
Todo es piel que miente
y se vive caleidoscopio entre las sábanas
martilleando figuras de luces y sombras
como estampas que cuelgan de la cama
Piel hecatombe
Piel altar
Sobre ella sacrificamos los cien bueyes del yo
por la inconsistente sustancia del nosotros
Para más tarde
en silencio
cada uno regresar a su carne
con el rostro acuñado por la derrota
 


Pero antes de que nos desgajemos
ponle clavos a esta última caricia
en las antípodas yemas de mis dedos





18 comentarios:

C C RIDER dijo...

Qué bien que has vuelto. Clavándome con esas tres imágenes y esos versos desgarrados. Me quedé un poco en el cielo, intentando escuchar el balido de las estrellas. Dentro de poco tendremos el piso listo, y será más propicio para relajarme y escribir, leer. Saludos Vera, que tengas feliz semana.

Aka dijo...

Me tocó la combinación de texto e imágenes, el resultado es desgarrador. Sobre todo la palabra clavos, siempre me ha impresionado mucho esa palabra, encuentro que tiene un sonido muy fuerte, seco y contundente, como el objeto mismo, algo que fija hiriendo, entrando violentamente sobre una superficie... bueno no te digo más, que me ha tocado. Bueno volverte a ver por aquí.

Besos

El hombre de Alabama dijo...

Todo es piel. Interesante visualizarlo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Todo es piel, para después volver a la carne, a la propia, donde se materializa la derrota cotidiana. Bello.

vera eikon dijo...

No sé, hermano querido, creo que no quiero que se te me claven mis versos, me conformo simplemente con que mis imágenes se prendan en tu retina como el balido inexistente de una estrella. Y después las olvides. Esta mañana precisamente paseaba y pensaba en lo hermoso que es irse para después regresar. Espero verte pronto. Te quiero mucho. Besos

Layla dijo...

"Piel hecatombe/ piel altar"...esos me parecieron los mejores versos del poema

C C RIDER dijo...

No me mates, sabes? también recuerdo ahora, el capítulo aquel de Rayuela, tan fenómeno, de Oracio intentando atinar un clavoh, será todo piel?

Vera Eikon dijo...

A veces me parece imprescindible que las cosas se nos claven(independientemente del dolor que al entrar nos produzca)que esa inanidad de la vida pasando de largo, Aka. Los clavos siempre me sugieren imágenes potentes. Me alegra que te guste la entrada tal como está. Y me alegra volver a encontrarte. Besos

Vera Eikon dijo...

En un blog leí una vez que se estaba "perdiendo la piel con el mundo". Imprescindible recuperarla, Alabama. Un abrazo

Vera Eikon dijo...

Es inevitable ese regreso, Darío, pero a veces nos duele esa derrota(aunque creo que en un primer momento nos sentimos victoriosos, y exultantes, pero es breve). Yo agonizo, a veces no deseo otra cosa que ser aquello que amo. Soy muy, muy voraz....

Vera Eikon dijo...

Y Talita entrando en el juego, perdiendo el equilibrio sobre las tablas mal puestas. Es piel cuando uno entra en el juego, hermano....

el maquinista ciego dijo...

...seré repetitiva, pero este 'todo es piel' 'todo es piel' 'todo es piel'.....y la piel es........
.....aaay, me he quedado 'clavada' ahí....imaginar toda esa piel abierta y estirada, con la violencia de unos dienets pero al mismo tiempo con la dulzura con la que lo haría una boca, sujeta por esos clavos...para después regresar con una última caricia a la carne...
...esas sombras entre las sábanas y ese silencio......
...aunque yo no lo siento derrota...a veces sí por un instante me puede parecer ese centímetro de separación repentina un desierto, no de arena, sino de piel rota...pero aún así victoria ;))

Bicazos, Vera!! Y qué bien que regresaste!

el maquinista ciego dijo...

se me olvidaba: geniales las imágenes!! impresionante e imprescindible parte del conjunto ;))

Vera Eikon dijo...

Ay, no sé Maquinista, me da la impresión de que yo siempre quiero más del otro, hacerme el otro, aniquilarme en la piel. Por eso regreso derrotada, aunque no es algo que manifieste, simplemente un extraño gusto en el paladar. Pero claro que sí puede haber mucho de victoria, al menos si por un momento nos hemos abandonado. Me encanta esa idea de piel rota. Bico enorme. A ver si nos vemos pronto!!!

el maquinista ciego dijo...

En ese querer más y hacerse el otro estoy de acuerdo (al menos casi siempre, otras simplemente querría desaparecer en una especie de burbuja atemporal, para después, sin que se den cuenta de que no estuve ese rato, volver a aparecer...)
Entiendo lo de regresar derrotada, pero más como fruto del haber 'entregado todo al otro, incluso las armas', pero lo veo como una victoria en el sentido no de ganarle al enemigo, sino de haberse unido a él ;))
Bicossss grandes (y sí, a ver si es pronto! a este paso, que empieza a estar todo en su sitio y colocado, quizás hasta pueda ser en el Norte..)

Vera Eikon dijo...

El norte es sin duda un buen lugar, Maquinista. Y en realidad el vaciarse en el otro sí que me parece una victoria, o al menos una tregua necesaria. Y está claro que no hay enemigos. Bicos voando cara o norte

el maquinista ciego dijo...

Dejémoslo en tregua necesaria pues ;))
Bicachuss 'corvóreos' voando tamén, neste caso cara o sur...

El Poeta Maldito dijo...

"Su fiebre
la ciénaga a la que van a enterrarse mis besos..."

Cuánto ingenio en algunas frases.

Espectacular.