Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


sábado, 15 de octubre de 2011

POR ESTA NOCHE

El abrazo. Ingrid Tusell







Contuve con mis manos
la yema de una caricia,
compacta de temblorosa espera
Ya revienta en fréneticos meandros
que desembocan al delta de tu piel
(La carne fluvial)

Retuve entre mis dientes
la efervescencia de un beso
Ya su enagua de pétalos rojos
chapotea en insurgentes olas
el océano inmisericorde de tu boca
(El cuerpo a mares)

Amigo,
a la vida mendigo esta única noche
Con el paño tejido entre nuestras pieles
borraremos hasta la última de las estrellas,
para que de tan oscura
el día extravíe el camino en su regreso al cielo
y el canto se coagule en la garganta del gallo
Noche insomne sobre el lecho de tu espalda
Noche tapizada de nuestros vellos
Noche borracha de humedades
y senderos de uñas clavadas
en ornamentos funerarios
Noche en ristra de gemidos,
ensartada con las aristas de nuestros cuerpos
Noche estigia,
peregrina de pequeñas muertes


14 comentarios:

El hombre de Alabama dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El hombre de Alabama dijo...

Más que digna de mendigarse, es digna de matar por ella.

ana dijo...

siempre tan bellas las imágenes que utilizas para adentrarte en el territorio perlado del amor del cuerpo

bicos, Vera

C C RIDER dijo...

Tus últimas entradas son vertiginosas, me gustan los meandros que tomas y los cantos que rozan tus versos.

BesosVera.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Los ornamentos funerarios tiñen la noche de un aspecto muy gotico.

Aka dijo...

Vas creando en cada entrada una geografía del cuerpo y sus pasiones única. Verdaderos mapas de palabras entre los que perderse, para descubrir lo mismo pero siempre distinto.

un abrazo Vera (por cierto, precioso el cuadro)

Vera Eikon dijo...

Por una noche así, una llegaría hacer cualquier cosa, Alabama...

Vera Eikon dijo...

Gracias Ana. Me gusta cuando las palabras se transforman en imágenes. Un bico cheíño de imaxes fermosas

Vera Eikon dijo...

Sí, Daniel, últimamente presiento a la línea cambiante. Me gustaría escribir con el canto de sirena, con una pequeña oscuridad al fondo. Bicos queridiño

Vera Eikon dijo...

Ese verso lo añadí a posteriori, Darío, y quizás pueda descompactar el poema. Lo que ocurrió es que al pensar en uñas clavadas en la piel, me vinieron imágenes de menhires, de ahí los ornamentos funerarios, cosa que me pareció podía anticipar la llegada de la pequeña muerte....

jojoaquin dijo...

qué imágenes tan sensitivas. Besos

Vera Eikon dijo...

Aka, siempre estoy pensando en escribir poemas sobre otros temas, pero finalmente derivan en lo mismo. Claro que siempre hay distintas vertientes y enfoques. El cuadro y la obra de esta pintora me recordó mucho a Klimt, y yo siempre amé a Klimt. Bicos

Carmela dijo...

Es imposible que la vida no te la conceda Vera.Es un deseo que no puede ser desoído.
Besos

axis dijo...

Vera! siempre que te leo quedo así, con ojos de asombro, con el alma palpitando, con la calidez y la inquietud de tus palabras.
Y en esta noche y la noche que describís con todas las intensidades que me abruman plácidamente.

Bicos multiplicados!!