Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


martes, 29 de noviembre de 2011

LA NIÑA PAJARITO





A mi hermana Paula que nació niña pajarito, con lo que eso conlleva....








El mundo no está hecho para las niñas pajarito. Las niñas pajarito son navegantes del viento pero es en la voz donde florecen sus alas. Su cuerpo es una vela blanca que se llena y se vacía con el respiración de las olas. Un arcón en el que habita un enjambre de sirenas . Yo siempre quise proteger a mi niña pajarito. Traté de ahuyentar los colmillos del mundo, que, tras las cortinas, continuamente la acechaban. Le puse un cepo a los miedos, y  até un racimo de colibríes a las esquinas de su cama. En las noches, mientras ella dormía, con el vibrante aleteo de sus alas, la transportaban hasta los cielos. Y en los resquicios de su cuerpo se acurrucaban felinas las nubes, que raudas asomaban sus zarpas ante el primer atisbo de pesadilla.

La niña pajarito creció feliz y los límites de nuestras vidas parecieron achicarse bajo su lluvia. Sobre su lomo viajé distancias que se miden en océanos, y atisbé las simas rocosas de mi alma. Quizás al escucharla fue la primera vez que lloré de belleza. Y en secreto me preguntaba si yo habría querido ser una niña pajarito. Pero pronto aprendí que sólo unos pocos seres pueden sostener sobre su tallo la delicada arquitectura de la flor. 

Y llegó el día en que la vida desgarró el corazón de la niña pajarito. Estando yo presente intuí la inminente mordida, pero mi abrazo protector cayó inerme sobre el suelo, como una solitaria hoja seca.  La niña pajarito quiso morir de amor. Y tardó tiempo en comprender lo que yo ya entonces sabía: que de amor nunca se muere, porque el amor es ante todo un deseo violento de agarrarse a la vida. La voz de la niña pajarito ya no quería navegar. Aquella época fue el reinado del silencio. Como si de pronto a la alegría se le hubiesen marchitado todos los pétalos.  Los demás, los que amamos a la niña pajarito, tratamos de tejer un océano de vientos con nuestras sonrisas. Nos pasábamos horas sentados bajo la lluvia, intentando convencer al arco iris para que viniera a reconfortarla después de cada tormenta. Algunos pensaban que aquel llamamiento era absurdo, pero yo sólo quería devolverle el color a su voz. Sin embargo todos mis intentos fueron inútiles e innecesarios, como así ocurre con los más generosos actos de amor.  Porque sólo la llama que late en nuestro propio corazón puede darnos abrigo. Y sólo el aire que sale de los pulmones de las niñas pajarito puede insuflar luz a su voz. Y así, un feliz día, cuando ya no la esperábamos, la niña pajarito volvió a cantar. Y esta vez , sí, lloró hasta la misma belleza.

26 comentarios:

Rayuela dijo...

lloraré de belleza en este instante preciso, en que acabo de leerte.


y dale un abrazo de voz azul a Paula Pajarito, con lo que eso conlleva

mil besos para vos*

Blue dijo...

Y la niña que escribe así a su hermana pajarito ¿que clase de niña es?.
Bicos.

Ricardo Miñana dijo...

Muy emotivo, es un grato placer pasar a leerte.
feliz semana.

Aka dijo...

Esperemos que los pajaritos no enmudezcan nunca, que silencien sus picos una temporada, pero que luego vuelvan a sus jolgorio... su naturaleza se lo exige, y el resto se lo agradecemos, ¿qué sería del mundo sin estos niños pajaritos? Una dedicatoria bella con tu habitual narrativa poetizada... siempre es agradable leer tus textos, son como nubes que pasan delicadamente y se gravan en las retinas.
Besos

c c Rider dijo...

El mundo no está hecho para las niñas pajarito pero se postra cuando canta aunque al rato manifieste una extraña mueca de vuelta a la rueca hostil de sus pensamientos. “Un enjambre de sirenas” nada más lejos de la realidad. Desconozco la especie del pájaro que habita en mi árbol pero reconozco la valía del árbol que protegió a la niña pajarito.

Unha aperta irmanciña.

trapecista dijo...

a las niñas pajarito hay que dejarlas volar

El Joven llamado Cuervo dijo...

Las niñas pajarito están hechas para el mundo, para modificar el mundo. Los cuervos pueden vencer, ciertamente, o aparecer como triunfadores constantes, pero vencen las niñas pajarito, hay algo que se impone al final, estoy muy seguro de eso.

Elchiado dijo...

He leído el texto, despacio. Pero hoy toda la fuerza arrolladora de la poesía desnuda está en la complicidad de vuestras miradas; su sonrisa se marcha tras tus ojos, a ese lugar feliz que nunca nadie podría arrebataros, porque late con la sangre sincera y desbordada de lo auténtico, mucho más allá de un plano sólo físico; y tus labios sonríen con sus pupilas a quienes, como yo, llegan cargados de grises soledades o esquirlas de mortal monotonía y quedan sorprendidos ante la belleza efímera -pero más real que tantos ingratos prejuicios con los que se nos va pasando la vida- de un instante atemporal donde el olvido se olvidó de respirar.

Son hermosos vuestros ojos, hay en ellos una delicada nube de melancolía capaz de evocar remotos universos de plenitud y sentido cuando el tedio acecha desde el filo helado de la desesperanza. Y sois preciosas, las dos.

Un abrazo

Stalker dijo...

precioso. texto-nido. regazo. hueco pequeño. acogida.

entrar ahí

la niña pajarito o la inminencia de una delicadeza que se traza aquí, que ya está siendo

Eleanor Smith # dijo...

Me encantaría poder decir lo mismo de mi hermana. Pero no, a mí me tocó una hermana serpiente :(

Es hermoso el amor que manifestás con tus letras Vera ~

Un beso o 2 #

:Isza: dijo...

Que lindo poema para tu hermana!!

Bicos!

vera eikon dijo...

Sin duda se lo daré Silvia, y seguro que ha de cantar todo su plumaje. Gracias por tus palabra. Bico cantareiro!!!

vera eikon dijo...

Eso mismo me pregunto yo, Blue. Je! cómo somos las gallegas. Bico interrogante...

vera eikon dijo...

Gracias Ricardo. Feliz semana a ti también. Un abrazo

vera eikon dijo...

Su canto no cesará por edicto de su naturaleza, Aka. Mantengamos los oídos bien abiertos para cuando canten las niñas pajarito. Esa percepción tuya de mis textos como nubes es maravillosa. Un beso con muchos trinos

vera eikon dijo...

Cuando las niña pajarito cantan al menos el mundo parece menos hostil. Para los momentos de silencio estamos los árboles. Bico cheíño de morriña irmanciño...

vera eikon dijo...

Y así su canto llega a todas partes, Trapecista

vera eikon dijo...

Es hermoso eso que dices, Darío, y creo que me lo guardaré en el paño del corazón. Aunque creo que también existen algunos cuervos sobre cuyo negro plumaje la luz también canta...

vera eikon dijo...

Esa foto se corresponde a un viaje que hicimos en una época muy dura para ella, Elchiado. Es un poco antigua pero le tengo cariño, quizás represente un poco que la unión es necesaria cuando la vida nos obliga a la supervivencia. Pero me encanta el modo en el que la has poetizado. Yo misma la veo de otra manera ahora. Es muy bello todo eso que dices. Un beso enorme...

vera eikon dijo...

No se me ocurre otra cosa más bella a la que un texto pueda aspirar que a ser regazo, Stalker. Me encanta que lo sientas así. Un abrazo

vera eikon dijo...

Eso que dices es triste Eleanor, pero no dudo que habrá personas con las que, aun no compartiendo el parentesco, sí te sientas unida por ese lazo fraternal. Gracias por tus palabras. Bico!!!

vera eikon dijo...

Me alegra que te guste. Bico, Isza

El Poeta Maldito dijo...

"Las niñas pajarito son
navegantes del viento pero es en la
voz donde florecen sus alas..."

Bárbaro como sostiene la lírica en todo el texto, no será una niña pajarito pero sus palabras planean.

Saludos.

Manuel dijo...

Tal vez sólo existan unas pocas personas que puedan nacer niñas pajarito pero también sólo determinadas personas irradian tanta sensibilidad como tú...

Laiseca Estévez dijo...

SI YO TUVIERA UNA HERMANA, NO SÉ SI PODRÍA ESCRIBIR COSAS TAN HERMOSAS...
un abrazo a las dos.

axis dijo...

Te imaginarás mi querida Vera lo emocionada que me habrás puesto.

Tanta dulzura! sí, tanta dulzura, jeje.

Están hermosas en la foto
y vos, sos bellísima :)

Yo no sé a qué categoría pertenezco, seré también una niña pajarito?

Bicos mi querida.