Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 16 de noviembre de 2011

POEMA EN TORMENTA


Imagen: Marcela Bolivar






El día febril
alienta tormenta entre sus fauces
Luz colgando en liquen
sueña con florecer
el árbol del ahorcado
El haz de una sirena
decapita campos de amapola
Cruces de aves en sepelio
se atropellan,
rumbo al sur

El cielo acecha
tras la escafandra
(Todavía duermen
sobre su espalda
peces de luna)
Un cansancio viejo de nubes
le cerca los ojos,
un desgarro lo ensarta
de parte a parte
Brama el cielo
abierto en jarra,
de su vientre descosido
se derrama
la lluvia
la….

La luz se marchita
en el árbol del ahorcado
El día ya moribundo,
es pasto de los insectos

Bajo paraguas de incógnito
las madres lloran
sus lágrimas de carne

14 comentarios:

C C rider dijo...

Te comento los tres últimos poemas con el pormenor de que seré nada cauto y dejaré el hilo lo más firme que pueda.
“Poema roto”… jugársela a la locura, y supongo que ese relleno que se descuelga es la fantasía que acuna el único sueño, un inasible nacimiento perpetuo de un útero expiando la vejez. Nada más angosto que dar a luz en un soportal, harapienta.

“poema en susurro”… me parece la estela de un naufragio pues el cielo no tolera susurros, nunca escuchó ni en los confines de los abismos pues está demasiado ocupado con la música del ocaso, tarea nada sencilla. La de susurrar. Ni hacerle escuchar el eco de una herida furtiva y huérfana.
“poema en tormenta” … el día menos pensado, el día que a garrotazos y sin concesiones nos atraviesen las migraciones, sentiremos “la soga del ahorcado” y escucharemos esa composición de las sirenas que mencionas. Y al campal se desgarren las campanas al vuelo con nuestras palabras. Siento cierta orfandad en estos poemas suyos. No puedo pararme, ver la lentitud a la contra del mundo. Obstinado en girar velozmente. Echo en falta cierto silencio, cierta desnudez que apreciaba no hace mucho en tus versos. Cuando constatabas la función del cuerpo y la ausencia o decías manzana o paraíso estampando en la boca las simetrías. Estoy releyendo tu archivo. Transcribo.
“Tan solo al hacernos carne
ascenderé
alto
muy alto
hasta reducirme
a una estría del cielo
(y entre mis alas el diámetro del mundo)
Volaré sobre tu cabeza
en garabatos de ave rapaz
Y a mi descenso embestiré
en un vértigo de zarpas
Conquistando
hasta el último baluarte insurrecto de tu cuerpo”

Quiero decir que los espacios marginales son en los que el lector-devora-su-propia-sombra y en esa acción estancada, ese ser existencial descubrir los sentimientos encerrados del poema. Supongo un pulso del creador para hacer tambalear la realidad, que creemos intacta. El poeta duda del cordón umbilical, somete hasta los confines de la eternidad la esencia de su pasado a interrogatorio. El poeta es el alumbramiento por ser nada, un saco de palabras, (un niño de aire) como bien señalaste en “poema roto”

EMMAGUNST dijo...

Ah bueno!!! cómo cambió esta guarida!!! me encanta!!!

(ahora voy a leer el poema y vuelvo)

bicos

Eleanor Smith # dijo...

La luz se marchita
en el árbol del ahorcado
El día ya moribundo,
es pasto de los insectos


Todo el poema me gusta, pero destaco esta estrofa que, como sabrás me fascina bastante ~

Un beso o 2 #

vera eikon dijo...

Este comentario extenso que me haces, querido, merece, aparte de mi agradecimiento, una análisis pausado por mi parte. Como tú haces tu análisis por partes, yo he de hacer lo mismo
1.Nada que objetar. Me gusta tu interpretación, porque se acerca mucho a la mía, o a la imagen mental de la que surgió el poema. Yo la sentí como una mujer en el ocaso de su vida-quizás no tanto por la edad, sino que quizás la vida la volvió vieja antes de tiempo-tratando de resguardar una pequeña llama de amor, como único tesoro de su vida ya pasada. Esa llama de amor puede ser hacia un hombre, un niño, o a las ansias de vivir que algún día tuvo. Eso todo es aire….
2.Quizás se trate de los restos de un naufragio (o no…), el caso es que los actos de amor que más me conmueven son aquellos que a todas luces son inútiles…
3.Yo viví ese día(¿y quién no…). Vi ese haz de la sirena sesgando los campos. Vi a madres(o personas a las que amaba)llorar lágrimas de carne. A veces el cielo se desgarra. A veces nuestro cielo interior también….
En cuanto a esa comparación que haces entre mis poemas anteriores y los actuales estoy y no estoy de acuerdo. Estoy de acuerdo en que hay un cambio. Pero poco de silencio había en aquellos, en realidad eran(o a mí me lo parece) poemas a gritos. Desnudez, quizás es decir poco, algunos eran puro exhibicionismo. Decirte que yo misma soy un tema que me aburre. Así como el amor como tema(con las variantes de la que puedan dotarlo dos personas), también me aburre. Trato de abstraerme, aniquilarme. Lo que me obsesiona son las mareas de las palabras. No busco mostrar una verdad a través de lo que escribo, pues si con tanto que se ha dicho no se ha mostrado la verdad, es que quizás la verdad nunca podrá ser mostrada. El amor es algo que se mueve. Algo que se nos mueve por dentro. Algo que se mueve fuera. Vivir es movimiento. Vivir es amor, pero amor con todo sus filos. A mí me gustan esos filos, cortar las palabras con ellos. Las palabras son como libros con las hojas sin cortar. Pienso que es inevitable pasarlas a cuchillo. Quizás todo esto pueda sonar pretencioso, o estúpido. Quizás sea el camino equivocado. Evidentemente es más fácil que la gente me escuche si me expreso a gritos. Es más difícil que me entienda si elimino los elementos narrativos. Pero no dejo de verlos como algo accesorio y prescindible. Por ejemplo, esos versos que citas para mi gusto son excesivamente narrativos(aunque desde la distancia me encanta eso de reducirme a una estría del cielo…). A pesar de la simplicidad, o la cortedad de Poema en un susurro, para mí tiene mucha más fuerza poética. Repito, es más fácil explicarse, y quizás de locos tratar de lo que se escribe sea un arrimo, como el arrimo de la flor y la gota de rocío….Pero es que en el amor(hablo de palabras, escritura) no me acomodo fácil.
Todo esto no quiere decir que no tenga en cuenta tu comentario. Esta es mi percepción(que como tal es subjetiva). Pero cuando alguien habla de un modo tan analítico sobre lo que escribo, inevitablemente algo se me mueve por dentro. No voy a dejar de sopesar….es posible que tras la luz de mis palabras, sólo haya una profunda oscuridad, o, lo que es peor, un insondable vacío….
Bicos irmanciño. Graciñas pola tua sinceridade….

vera eikon dijo...

Me encanta que te encante, Emma. Necesitaba un cambio. Algo de luz blanca....Bico

vera eikon dijo...

Ahora que lo dices, es como muy Eleanor...Bico querida!!!

Javier Herque dijo...

Leo tus palabras y te veo paseando junto a cada una de esas gotas que necesitan de tu poema para saberse lluvia; al pie de cada charco esta la razón de una de tus amapolas y, bajo el paraguas, encuentro tu carne y tus lágrimas.

Trasmites sensaciones que hacen llover, aquí, en mi habitación.

Beso.

vera eikon dijo...

Llover en la habitación, llover adentro de uno....Ha de ser que el agua y el fuego son purificadoras. Las lágrimas queman nuestras mejillas, y dejan un surco de sal en la carne, quizás purifiquen el doble. Quizás un poema no purifique pero sí tiene algo de catarsis. Para el que escribe, y a veces, para quien lee...
Gracias por tus palabras, son bellas.
Beso

Aka dijo...

Me han gustado mucho algunas imágenes, sabes crear tanto sueños como pesadillas con las letras, llevar al lector a paisajes personales. En estos momentos no se me ocurre que decir, porque creo que requiero una lectura más pausada para ir visualizando cada uno de los fotogramas que lo componen, pero quería dejar constancia de mi paso y su primera impresión. Sigo espeso, con la cabeza llena de conflictos.

Un cambio luminoso en el blog que invita al sueño.

Besos Vera

vera eikon dijo...

Gracias Aka por dejar tu huella(que en cierto modo se me ocurre que ha de ser el mejor comentario..). A mí ya me resulta grato que me digas que te han gustado algunas imágenes(creo que ya he comentado alguna vez que son mi gran obsesión). Espero que se resuelvan positivamente esos conflictos que te llenan la cabeza. Ahora mismo me voy a leer tu última entrada....Bico(me gusta eso que dices, que la imagen del blog invita al sueño...)

ana dijo...

imágenes potentes, Vera!!!
el poema viene preñado de tormenta, sus versos me suenan desde adentro, muchos me susurran, como si también fueran míos

"Brama el cielo
abierto en jarra,
de su vientre descosido
se derrama
la lluvia
la..."


bicos e apertas e graciñas

ttbboo dijo...

¿Poema para un viernes? Quizás. ¿Poema para otro día? En cualquier caso, la lluvia en diferentes dimensiones siempre nos emociona.

vera eikon dijo...

Estos fueron días de tormenta(metereológica, sin más)y parece que a mi cuerpo le nacieron vientos, y no paro de agitarme...Me gusta que los sientas tuyos...Bicos a moreas

vera eikon dijo...

A veces parece que la lluvia conjuga nuestro corazón, ttbboo....Un abrazo