Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 14 de diciembre de 2011

TRES POEMAS

Imagen: Barbara Bezina





EXISTENCIA

Un tallo
que se abre paso hacia el sol
a mordiscos
con la tierra húmeda
Una hojita
zarandeada  por el viento
El soliloquio de una fuente
o un rayo de luz adormeciéndose en el tuétano del agua
Las hormigas que se escarchan en tu risa
La moribunda hilacha rosa
de un atardecer  

Ahí
es donde soy,
en el sesgo
de las cosas




Imagen: Paolo Franco Orlando





                                                     DESTINO
 
Cenizas que alguna vez fueron lumbre
Sequedad donde alguna vez fluyó savia





Imagen: Bruno Nacif




ÉXTASIS

En un descuido
el cielo
resbaló entre las nubes
y cayó hasta mi alma

25 comentarios:

trapecista dijo...

muy interesante eso de la existencia en el sesgo de las cosas

EMMAGUNST dijo...

Existencia rozó mi alma

ROSA ALIAGA dijo...

Traspasa...

c c Rider dijo...

tres intensas pinceladas

la atención se me prende del destino
cenizas que se desprenden
arder con el fuego que nos precede

es difícil no revelar las impresiones
no re-velarse

protegerse con la alquimia del verbo

.

Un abrazo, desde mi espina dorsal de caracol.

axis dijo...

Algo así como hechizada, atravesada de placer!

Ahhh Vera... ya sabés...disfruto tanto... tanto...

Bicos, sólo me salen bicos!

Layla dijo...

el primero es el que más me ha gustado. el último menos, pero es porque tengo una fobia personal con la palabra "alma" en los poemas, me da cosica

Juan Antonio dijo...

Tengo la impresión de que es en el sesgo de las cosas donde cristaliza lo más auténtico y perdurable. Como la fotografía de una sensación que adquiere carta de naturaleza.

Eleanor Smith # dijo...

Los tres son buenísimos; pero el segundo y el tercero me gustaron mucho, mucho ~

Un beso o 2 #

jojoaquin dijo...

tres resplandores. Besos

ana dijo...

Creo que tu alma siempre está preñada de cielo

enorme abrazo hasta tu alma

anamaría

ana dijo...

Querida Vera, cuando no te escribo es que me dejas sin palabras y se me van como cometas a tu cielo, a lo mejor no te percatas...

bicos más

el maquinista ciego dijo...

...como una hormiguita que camina entre el sesgo de las cosas, sabiendo del destino ceniciento de la lumbre y de la irremediable futura sequedad de la savia, muy sabiamente estás atenta a los descuidos del cielo, y sabes extraerle el jugo a todo...me encantaron los tres!!
(y aprovechando mi ausencia de tiempo por falta del mismo, diré que...) Vera, una de las cosas que más me gustan de lo que escribes (y no son pocas) es que siempre siempre compartes, no pierdes el tiempo en combinaciones de estrategias ‘palabrerísticas’ enrevesadas, para derrotar al lector, sino que eres generosa con nosotros, y simplemente (y esto es lo más difícil) te dedicas a compartir. Adoro que tengas tantas pieles pero tan pocos disfraces, me gusta verte (así lo siento) en lo que haces (incluso cuando nada tiene que ver contigo ;)) Eres, sin duda, una costurera de la palabra, y seguro una de esas habitantes de Libertaria que imaginó Teresa Moure, lugar donde ‘cuando a las palabras les rompen las costuras, rápidamente les cosen palabras nuevas’. Leí el otro día a Andrea Nunes, decía “no todas preferimos el pájaro en la mano, a otras nos da por el ciento volando”, y te imagino a ti también así ;))
Un bico enorme!

vera eikon dijo...

La verdad, Trapecista, que mientras escribía se me vino esa palabra, sabía a qué hacía referencia, pero no sabía cómo ubicarla. Al final creo que ella misma se acomodó. Un abrazo

vera eikon dijo...

Miriam, en ese roce soy feliz....Bico

vera eikon dijo...

Llegar ya es un logro. Traspasar me resulta un milagro. Bico, Trilce!!!

vera eikon dijo...

El Sr Caracol dice que no escribe, y se prodiga poco en su blog. Sin embargo, pienso que el Sr Caracol lleva a cuestas una casa de letras. Sólo tiene que cobijarnos bajo su techo....Bico, irmanciño

vera eikon dijo...

Me encanta que así sea, Axis. Me encantas!!! Bico chispeante(como vos!!!)

vera eikon dijo...

Sí, Layla, supongo que es un tanto difícil escapar a las connotaciones religiosas de la palabra alma. Pero el otro día leí este poema en un blog que te juro que me dejó tocada
http://lostinmarienbad.blogspot.com/2011/12/almate.html

Gracias por pasar. Un abrazo

vera eikon dijo...

Me gusta eso que dices Juan Antonio, "la fotografía de una sensación". Me deja pensando....Beso

vera eikon dijo...

Gracias Eleanor!!! Biquiños...

vera eikon dijo...

Me gusta, Jojoaquin. Besos

vera eikon dijo...

Al leerte, Ana, es en el cielo donde me siento. ¿Eres tú un ser celestial?. No sé, creo que se me da por imaginarte con alas. Así que a veces decides cielo, y otras suelo...
Y ya decía yo que últimamente había encontraba en mi cielo muchas cometas. Gracias por estar, y por las cometas...Bico

vera eikon dijo...

La verdad, Maquinista, es que tus comentarios son auténticos viajes. Siento que ante los paisajes por donde me llevas me quedo sin palabras. Lo primero, llevo desde ayer con la palabra hormiga en mi cabeza, y me encanta encontrármela casi al principio de tu comentario.
En cuanto a mí, creo que me agarro a ciertas cosas que siento como una rugosidad del aire. Ahí es donde el cielo se descuida, cae, y viene hasta mí. Esos son los momentos en los que todo vive, a nuestro alrededor, y en nosotros.
Y en cuanto a mis pieles, creo que me siento cómoda en cada una de ellas. Pero es curioso, cuanto más tiempo pasa más me cuesta definirme. También pienso que definirse ha de ser un modo de comenzar a perderse(o dejar de buscarse....). Cada una de esas pieles me parecen un buen lugar donde buscarse....
En relación al tema estilístico a veces me temo que soy una veleta que oscila movida por un viento interior. Es curioso, creo que cuando escribo no suelo pensar mucho en los otros(y es muy contradictorio porque no paro de absorber, de admirarme, y aprender de lo que leo en los demás), en el sentido de que no me recreo en ciertas voces que sé que gustan, o ciertas escrituras que puedan ser más amables al oído del lector.Escribo con avidez, como guiada en una "búsqueda" que yo misma desconozco. Realmente es la palabra quien me remolca. Y aunque a veces todos atravesemos épocas en las que nos oscurecemos de cara el lector, a priori no tengo la necesidad de enrevesar mi lenguaje. Tampoco creo que porque algo sea ininteligible a la mayoría, signifique precisamente que esto sea mejor. Creo que lo fundamental es que el que lee identifique, y tome algo para si. Y no tiene porque ser estrictamente lo que yo quiero mostrarle, sino más bien algo que el desea o necesita ver. Sobre todo en la poesía el lector es también, en cierto modo, poeta. Su mente también teje a partir de un hilo de belleza que deja suelto el poeta. En realidad, en este momento, la labor del poeta(y no es que yo me crea tal. Simplemente me encuentro en ese delirio al que me suele llevar el comentario) me parece esa, dejar suelto ese cabo(y esto enlaza con lo que dices, y que es tan bello, de romperle las costuras a las palabras. Arrancarles el corsé. Desnudarlas y dotarlas de toda la intemperie...) O, volviendo al principio, encontrar esa rugosidad del aire. Y que el que lee se agarre....
Y sí, me temo que los pájaros todos al vuelo. Bicachus!!!(para traer a esta conversación a nuestra querida amiga común..)

el maquinista ciego dijo...

Mil gracias, Vera, menudo comentario! (ni que lo mereciera ;)) Me quedo todo el rato sin conexión, pero por si acaso, tenía que decirte algo sin falta: que sepas que en cuanto a las hormigas, andaba esta noche recortando en viejas revistas y encontré un artículo alucinante que tenía guardado sobre “El Reino de las Hormigas” que venía en un antiquísimo “libro-revista” de los de antes, con cosas como ‘hazte tus propios mocasines o Historia de los juegos de cuerdas’, después vi tu comentario y más tarde ‘tu estado’ de portadora del viento…y la anécdota empezaba con una tormenta que se avecinaba…….demasiadas casualidades…y todo en la página 42, que era el número que andaba buscando…’que es como empezar a perderse’…..;))
(pero bueno, tengo un ‘viajero’ aquí sentado a mi lado que dice que va a escribir algo sobre la historia que allí contaban, así que no me chivaré de la trama, por si acaso).
Enn finn, no tiene mucho que ver con todo lo que arriba me has regalado (porque siempre es un presente que un poeta le cuente a uno sus sentires y telares, cómo teje y desteje –no olvides que el inicio de ese hilo de belleza nace de ti, no del que te lee – y cómo se agarra a las rugosidades del aire –otro poema en sólo una frase! ;))
(por si acaso el temporal y la conexión me juegan una mala pasada, te mando este pájaro volando!!)
Un bicachu para ti también (el mío, cómo no, también ‘ventolado’…)

protervidad dijo...

soliloquio/sesgo. Adormecer el tuétano es sacrificar todas las hormigas de la lengua, esa imagen es un aborto semántico exquisito.

Magnífico blogspot.