Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 9 de febrero de 2012

TIEMPO DE TEDIO









Se derraman ojos
al paso de las horas
-duerme el césped en los jardines-
El cielo florece balas
que siembran de muerte
la tarde
-la lluvia cae serena y roja-
En algún lugar del mundo
la humanidad
acaba de  aniquilar
al último ejemplar
de alguna especie
Y mientras tanto,
yo
desnudo mi tedio
y me abro de piernas a la palabra
Sus aristas afiladas
acometen mi pelvis
la descarnan
y la engullen hasta el carozo
-su lengua bulbosa
perenne de agua
se niega a mi sed-
Cuando se silencian
me sumen en una intemperie
todavía mayor

Dicen de mí
que abomino de lo tibio,
pero todos ignoran
que mi condena
es arrastrar esta locura
tan absolutamente insuficiente..

12 comentarios:

El Poeta Maldito dijo...

"pero todos ignoran
que mi condena
es arrastrar esta locura
tan absolutamente insuficiente..."

Majestuso.

Elchiado dijo...

tedio
esa voz difusa
desestructurada
pero con demasiado vértice
y afiladas garras

El hombre de Alabama dijo...

Todos somos muy indiferentes.

Halcón peregrino dijo...

Así la vida, así los días, con cansancio de péndulo, con el grito de los desesperados.

abrazo.

el maquinista ciego dijo...

Nos hemos quedado mudos......yo, la sed, las palabras, los ojos derramados......todo se ha empequeñecido hasta la casi condición de 'nada'.
Eres maravillosa cuando alegre, pero en el tedio te vuelves poderosa.

(Qué frío provoca esa punzada que no acaba de cuajar, esa palabra que no quiere salir y se queda en silencio-cuchilla amenazante, una mano que con sólo hacer el ademán de agarrar, sin llegar a tocar, ya asfixia....)

Bicos, toliña-non-dabondo ;))

Amanecer Nocturno dijo...

Tu texto es picante de forma extraña y misteriosa, no sé si me explico... Me ha encantado!

Ahora me voy a Londres, así que estaré unos días sin andar por estos lares.
Un beso fuerte! :)

Eleanor Smith # dijo...

Nunca es suficiente. Qué gran verdad!

Un beso o 2 #

Noelia Palma dijo...

siempre que leo cosas así me pregunto cuánto dura lo que el escritor relata, sea poema o lo que sea que haya escrito....
en realidad estoy viendo un cuadro perfecto, una mujer con las piernas abiertas, a quien le engullen hasta el carozo, pero eso no es suficiente, tiene que haber más, una segunda parte si eso pudiera pedirlo yo...
me encanta Vera... de verdad, y sigo enamorada de tu nombre :)

Rayuela dijo...

tengo ganas de llorar...


mil besos*

El Joven llamado Cuervo dijo...

No puede ser insuficiente, la locura. Es la mesura, la cordura, todo eso que le pone rejas al impulso. Beso.

(* dijo...

Este poema es una auténtica dentellada, Vera. Me ha gustado mucho, mucho, mucho, con todas sus verdades como lágrimas hiel. Mejor decirlas.
Un gran abrazo.

Juan Antonio dijo...

La sensualidad puede ser a veces corrosiva como un ácido que quema dejando intacta la piel, dispuesta indefinidamente para un nuevo suplicio (o deleite tal vez).

Fascinante.