Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 1 de marzo de 2012

1936-1939









La memoria de España
es herida subterránea
a la que el presente niega
la luz
y el oxígeno
Mana la sangre
asfixiada de muertos,
inundados de tierra
los ojos,
las bocas
Roja,
oxidando arquitecturas
de innúmeros esqueletos
blancos y anónimos

-se les acusa
de tener el corazón
bajo el ala izquierda del pecho-
Cadáveres expoliados
de identidad y nombre
-negada  así
la última dignidad
que se reserva a los muertos-
Hay tanta sangre bajo la corteza
que coagula una distancia infinita
entre hombres
que pisan un mismo suelo
Sangre que,
restituida a sus legítimos dueños ,
comenzara a lavar
la vergüenza de un país
que lleva esa misma sangre en su bandera,
y quizás
le irrigara el valor
para erguirse y exclamar
“¡Sí! Una vez fui Caín
y sin motivo
levanté contra mi hermano
la mano
que debí haber ofrecido”

Aunque es probable
que voces digan
que invento ese país
del que ahora hablo
y que no es la sangre del propio pueblo
la que vertió su historia

12 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

Hay millones de voces que no paran de decir eso, convirtiendo en falacias las verdades que se ocultan a nosécuántos metros bajo tierra.
¡Bravo por tu poema Vera!

:)

trapecista dijo...

este es un país con la sangre muy muy coagulada

un abrazo

jojoaquin dijo...

hermosos y valientes versos. Estoy con ellos. Besos

vera eikon dijo...

Mientras sigamos negando nuestra historia creo que no nos mereceremos una historia mejor. Debe ser que a algunos les gusta el tacto de la sangre en sus manos. Bicos, Amanecer Nocturno

vera eikon dijo...

Y mucha esclerosis de la mente y el corazón, Trapecista. Beso

vera eikon dijo...

Gracias Jojoaquin. En este caso creo que es necesario estar con ellos...Bicos

Carmela dijo...

Tus versos llegan muy, muy hondo.
Besos

El Joven llamado Cuervo dijo...

Nuestras historias están tejidas con sucesos repletos de sangre, y anónimos despojados. Un abrazo.

vera eikon dijo...

Gracias Carmela. Besos

vera eikon dijo...

Parece que la mayoría de las historias se cimentan en la opresión, Darío. No debemos olvidarlo..

c c Rider dijo...

No es un invento Vera.

Aquí una muestra, de lo que pasaba en nuestros pueblos.

http://www.galiciaconfidencial.com/nova/9807.html

Lila Biscia dijo...

la justicia y la memoria, es lo único que puede convertir un pais/mundo en un lugar habitable.
como decis y dice cuervo: paises que estan sembrados sobre historias de opresión...no hay que olvidarlo, verdad? tu poema nos lo recuerda.

un abrazo.

(en este momento que veo la foto de satre y simón, me acuerdo del cuento de él al respecto... si lo encuentro luego en la web, pego el enlace)