Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


martes, 13 de marzo de 2012

LA MUJER Y LA NOCHE





Cae la noche en azules
sobre tus hombros gitanos,
cae
ofrendando en bandeja
su desnudez de cenizas
La urgencia de tu piel volatiliza
la blanda noche
que cae
en estrépito de luciérnagas
Gime la noche un orgasmo
al oído de la luna,
canta la noche un olvido
pintado en pájaro negro
Vuelve la noche en cascada
sobre tu carne rendida,
derrama mares de estrellas,
caricias en nebulosa
Cae
y vuelve a caer
esta noche suicidada
y con su mano enlutada
busca
tantea
exprime
el precipicio escondido
en la ebriedad del cuerpo
Y por fin esta vez cae
hasta esa noche inflamada
que en horizonte de mujer
sueña

7 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre caemos, en los sueños y en la realidad. Siempre vestidos de negro, con la mirada en el suelo que se acerca y la realidad que nos apabulla.

Saludos y un abrazo.

Rayuela dijo...

cae...y tal vez, resucite

besos*

El Joven llamado Cuervo dijo...

Cae y sueña.

jojoaquin dijo...

busca, tantea, exprime...qué proceso tan bello.
Tus letras no se desgastan, siempre a una gran altura. Besos

El hombre de Alabama dijo...

Me va muy a esta hora. Bonito, bonito.

Maruja dijo...

Me ha encantado. Saludos.

Axis dijo...

Noches de ensueño, noches anhelantes de esa caída, de esa ebriedad...

Bicos atesorados ♥