Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 30 de abril de 2012

REPETICIÓN DEL GÉNESIS

Daría Endresen


Asunción de la poesía

Yo me nazco, yo misma me levanto,
organizo mi forma y determino
mi cantidad, mi número divino,
mi régimen de paz, mi azar de llanto.

Establezco mi origen y termino
porque sí, para nunca, por lo tanto.
Soy lo que se me ocurre cuando canto.
No tengo ganas de tener destino.

Mi corazón estoy elaborando:
ordeno sufrimiento a su medida,
educo al odio y al amor lo mando.

Me autorizo a morir sólo de vida.
Me olvidarán sin duda pero cuando
mi enterrado capricho lo decida.
María Elena Walsh





En el primer aliento
la luz
se hizo dolor
Picos de pájaros blancos
desfloran el ojo virgen
Caer del útero
en hoja de otoño
abortaría la angustia,
pero caí a la intemperie
con toda mi carne abierta
CRUDA
Madre
en sueños regreso
a la lumbre de tu vientre
y continúo horneándome
Despierto
-siempre-
en arrojo a esa luz de espinas
y  a cara de perro,
progenie de esa otra luz
que me ensartó a la cruz de la vida
Pero ahora sus clavos me lloran
gotean campos,
reflejan rostros
-abrigo mi intemperie en el poema-
Placentarios me envuelven
los cuerpos de mis amantes,
y en el orgasmo me reduzco
a mi génesis ciega
La luz recompone el gesto
-veintitrés de Septiembre
de mil novecientos setenta y seis-
Esta vez soy yo
la que empuja
la que gime
la que se abre
Y ME NAZCO

16 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

El final es perfecto Vera, un nacimiento autoprovocado y autodirigido. Yo no caí del útero, me cogieron con sus manos, así que tengo ganas de repetir la experiencia, esta vez de forma completa.

Un abrazo.

vera eikon dijo...

Y yo entiendo, querida, que alguna diferencia tiene que haber, y que ha de marcarnos ese instante de un modo que nuestra mente es incapaz de abarcar. Algo definitivo tiene que hallar su lugar en el modo en que tenemos de venir a este mundo. Pero no sé....Un abrazo de esos que cobijan...

EleanorSmith dijo...

Es verdad, el final es de enmarcar. Vaya paradoja, hacia el fin de tu poema es el inicio. El nacimiento.

Rayuela dijo...

nacer, hasta alumbrarte


besos, vera*

Juan Antonio dijo...

El orgasmo es un agujero negro que atrapa la energía de la materia y la devuelve a un momento anterior a la conciencia, ciega, sin luz, pero esta vez urgiendo vida y luz.

Vera, no dejas de sorprenderme.

Gilberto Cervantes dijo...

Un poema barbaro de principio a fin!! Me quedo sin dudas con el fin del principio.

Besos

Humberto Dib dijo...

Nacer no debería ser aquel en el que nos ayudó nuestra madre, debería ser una decisión propia después de un proceso parecido al embarazo. O algo así.
Un beso.
HD

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y me nazco... me ha encantado.

Saludos y un abrazo.

Maruja dijo...

Un bello poema con un buen final. que pases un lindo día de fiesta. Saludos.

(* dijo...

Cuánta luz en tu poema,Vera. Por eso es un alumbramiento, y qué hermoso, y qué sin palabras me he quedado.
Un abrazo.

(* dijo...

(Vaya, para que te hagas una idea de cuánto me ha gustado, se me duplica el maravillamiento de leerte, ay...)

Andrea dijo...

Que belleza literaria. gran Abrazo!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Una forma de saberse arrojado en el mundo...Un abrazo.

ana dijo...

un poema que te da a luz,poema vientre y vagina , poema que te envuelve y te lanza al universo, poema que te nace poeta!

me ha encantado
bicos, apertas y agarimos y más
anamaría

Noelia Palma dijo...

y yo siempre preguntándome si nacemos... ay

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

tu poesía genera poesía en mí... gracias