Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 23 de mayo de 2012

LA PARTIDA

La imagen la tomé de aquí Naranja Bleue



Como el sol
atravesando celosías
visto con mi luz
tu piel de sombra
Dos cuerpos ajedrezados
conforman un tablero
por el que se impone
nuestro espíritu combativo,
siempre en guardia
Peones abren el juego
con estrategia de caricias,
las torres secundan
a mandobles de besos,
alfiles avanzan
en oblicuas de deseo,
y caballos cabalgan
con la heroicidad de la sangre
Pero es mi reina
en libertad de movimientos
quien irrumpe
con su talante temerario y belicoso
para cambiar el designio de esta partida
Y ya no retrocederá
a pesar de las heridas
ni del plomo incandescente hendiendo su carne,
hasta que tus ejércitos
caigan en su celada
y al fin derribe victoriosa
a tu absolutista y arrogante
rey negro

17 comentarios:

Tranquilino González dijo...

El rey negro es torpe y endeble, con estrategia de caricias, la reina asegura la partida...Abrazo.

Amanecer Nocturno dijo...

Jamás volveré a mirar un tablero de ajedrez con los mismos ojos, a partir de ahora convertiré en ser viviente a cada peón, torre o alfil a la vez que pongo en marcha una estrategia de caricias que me haga ganar la partida.

Un beso.

Amanecer Nocturno dijo...

(Por cierto, el enlace de Naranja Bleue está caído)

Aka dijo...

Un rey absolutista sin tener en cuenta a peones, alfiles, torres, caballos, y sobre todo a la reina poco tiene que hacer en el juego. Delicada partida Vera, mira que el ajedrez se ha usado veces como metáfora de la vida para representar cosas, pero hasta el momento nunca había leído una partida en este contexto.
Movimiento de peones desde el norte

Axis dijo...

Jaque mate! el Rey quedará atrapado entre besos y caricias, la Reina lo ha dispuesto.

Aplausos querida!!!
Sensacional ;)

Maruja dijo...

MUY BUENO ME HA GUSTADO MUCHO.
BESOS.

Layla dijo...

:)

Fran dijo...

Herido de muerte el Rey se hizo el boca a boca y delirando le arrebató el útero a la reina. No la mató, pero hizo de ella el burdel más famoso de palacio...

bsos

Juan Antonio dijo...

Me gusta este ajedrez. Ma foi! Es tan tú...

Bisous.

vera eikon dijo...

Bueno, bueno, Tranquilino...Yo auguro en el rey negro una feroz resistencia. Y que cada día sea un peleón contrincante. Y que en alguna que otra ocasión sea él quien derribe a la reina blanca... En ciertos terrenos está bien azuzar ciertas rivalidades. Abrazo!!

vera eikon dijo...

Es curioso, Esther, pero yo no había tenido esta visión hasta hoy. Pero bueno, quizás en ocasiones también haga de mi lecho un tablero...Ahora se me antoja muy divertido. Bicos, querida, y gracias por advertirme de lo del enlace..

c c Rider dijo...

así a todo somos fragmentos del mismo tablero, siendo el color quién formula el movimiento, es decir, el deseo, la antelación o el señuelo horizontal emitido por la reina acaban decantando la divergencia, el propósito errático y belicoso en este caso tuyo… buen mate sin duda

vera eikon dijo...

Absolutamente cierto, Aka, pero se trata de un juego, y en él a veces asumimos determinados roles, así como en el poema también puede resultar divertido. Como le decía a Esther, ni yo misma había interpretado antes de tal modo el juego del ajedrez, y en realidad tiene más que ver con el contraste entre el blanco y el negro, que es como una imagen recurrente para mí, sea por el contraste de pieles, o el de unas letras sobre la hoja en blanco. Me ha encantado ese movimiento de peones...Te copio la jugada!!

Gilberto Cervantes dijo...

Yo como el Rey negro. No podria enfrentarme a la oponente de la imagen porque no seria propietario de mis ojos,jaja.

Me ha encantado!

Saludos

vera eikon dijo...

Tú sabes, querida, más reina que tú nadie....Bicazos!!

vera eikon dijo...

Gracias, Maruja. Besos

David Mariné dijo...

el ajedrez no es un juego, es el juego, es poesía.
la reina carece del libertad de movimientos hasta que al menos no se desplace un peón el cual cuando llega al final del tablero se corona en reina, precioso verdad?.
un abrazo.