Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 25 de mayo de 2012

PEQUEÑAS ELUCUBRACIONES




Abrían sus brazos para trazar puentes, pero emergían muros. Se enviaban besos como mariposas, estampándose con sus alas desplegadas contra la imperturbable roca. Sus caricias caían fulminadas como pájaros al impacto del cristal. Recogían sus cuerpecillos todavía tibios, y los depositaban en exiguos túmulos que luego decoraban con ramitas de arbusto y las hojas cobrizas que se desprendían del tocado del viento. Las colocaban con mimo, imitando la disposición de las estrellas en las que arropaban su cuerpos al llegar la noche. Les dieron el nombre de poemas.  




A ti,
Quizás el poema nace de un intento de comunicación frustrado, del beso roto, de la cáscara vacía del amor que echó a volar. De los brazos del frío envolviéndonos en la mañana de nuestro nacimiento. “El frío es tan silencioso, su voz en nada se parece al latido de tu corazón, madre”. Del oxígeno ensartándose dolorosamente en nuestro primer aliento, en un traumático paso hacia nuestros pulmones. Escribimos como peces que boquean espasmódicamente para agarrarse a la vida. Escribimos con nuestro primer llanto. Nuestras letras son puro instinto de supervivencia. Nacimos solos y moriremos solos. La vida es el lapso entre esas dos soledades. Escribimos para el olvido, o el exorcismo. Escribimos como quien tiende puentes a la espera de que el otro recorra el camino desde su propio lado. Por la mera posibilidad de que esto suceda, aunque nunca sepamos. Te escribo a ti, por todas esas razones que tú ya sabes y que a veces finges no saber. Por todas esas razones que se resumen en una. A ti que a veces te sientes como una mera excusa para mi escritura, pero tú mejor que nadie deberías saber que vida y escritura son para nosotros como las aguas de un río confundiéndose con las del mar en la desembocadura. ¿Cómo separarlas?. Escribo aquello que podría decir con un suspiro, un balbuceo, una carcajada, o una mirada(pero no, no puedo).Escribo desnudez porque no tengo pudor en la palabra. Escribo amor mientras mi sangre fluye. Y mientras escribo soy viento, lluvia, mar, tu pelo negro. Escribo para alcanzar esa comunión del sueño cuando me leas.

24 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

No puedo añadir nada más para no romper la magia que has creado. Es maravillosa, y tú también :)

Un beso!

c c Rider dijo...

A veces se escribe aquello que no puede ser dicho por ser la voluntad más intensa al reinventar la fracción fecundada por la ficción o ceniza húmeda en ese lapso, tan exiguo, como jinete.

bonita elucubración Vera

Axis dijo...

Despierto en tu escritura, vos, poesía a toda hora, con esas maravillosas y conmovedoras palabras que aletean, que vibran, que infunden calor, estremecimientos, amor.

Besazos (y todos los azos) sabés.

(* dijo...

"Escribir es una maldición que salva. Es una maldición porque obliga y arrastra, como un vicio penoso del cual es imposible librarse. Y es una salvación porque salva el día que se vive y que nunca se entiende a menos que se escriba.
¿El proceso de escribir es difícil? Es como llamar difícil al modo extremadamente prolijo y natural con que es hecha una flor.
No puedo escribir mientras estoy ansiosa, porque hago todo lo posible para que las horas pasen. Escribir es prolongar el tiempo, dividirlo en partículas de segundos, dando a cada una de ellas una vida insustituible.
Escribir es usar la palabra como carnada, para pescar lo que no es palabra. Cuando esa no-palabra, la entrelínea, muerde la carnada, algo se escribió. Una vez que se pescó la entrelínea, con alivio se puede echar afuera la palabra."
(Clarice Lispector)

Sinuhe, el que es... dijo...

Decías una vez que tu mejor don era la imaginación desbordante, pero yo pienso que podría ser esa total falta de pudor en la palabra. El resto, los que llegamos alguna vez, y nos dejamos envolver por el hechizo de tus palabras, te deseamos el lenguaje de suspiros, balbuceos, carcajadas, miradas y caricias del alma, también.

Como siempre: lo mejor para vos.-

Rayuela dijo...

escribir para salvarse.

una maravilla, vera
(también sana rad)


abrazos*

Aka dijo...

Escribir para capturarnos, para sorprendernos con ese yo interno que patalea y no sabe, o no quiere, expresarse de otra manera que en la voz escrita. Silenciosa voz que no encuentra lugar en los sonidos. Nos aligera escribir, para evitar que se acumulen las letras, la tinta en nuestro foro interno. Y que mejor que escribirle a alguien, alguien que aprecie los textos. Coincido con Sinuhe, tienes el don de no tener pudor con las palabras, ser capaz de escribir sobre todo aquello que sientes sin temor alguno, sin vergüenza, y encima con una poesía delicada.
Texto precioso Vera! Que pases un buen fin de semana, besos escritos, besos desde dentro

Juan Antonio dijo...

Digo lo mismo que la chica de los amaneceres nocturnos: es tan perfecto que no falta ni sobra nada. Qué bien lo has dicho, Vera.

Bicos a moreas.

joaquin dijo...

estoy de acuerdo: Escribir es comunión amarga, dulce... La primera estrofa me ha hecho sentirme muy débil. Transmites muy bien

besos

Fran dijo...

Que más se puede decir sino la tránsfuga gravitación de tus frases, vértigo fugaz en la infraniebla...

es un placer leerte.

bsos

el maquinista ciego dijo...

Como Amanecer, no diré nada que pueda romper la magia...si acaso, que he aquí una fantástica suerte de prólogo para ese tu futuro libro de relatos (si cierro los ojos, lo tengo entre las manos, ¿tú no? ;))

Bicachassooo!!!

Tranquilino González dijo...

Así es la verdad, cuando escribís sos todo eso, y por eso te admiro, aunque yo cuando escribo, sea apenas, un hombre frágil y desrumbado. Un abrazo.

vera eikon dijo...

Gracias preciosa Esther. Haces que me ruborice!!Biquiños

vera eikon dijo...

Para acercarnos a aquello, supongo, y para acercarnos al otro también... Como en una actividad solitaria en la que se busca el arrimo, a nosotros mismos, al mundo, a los otros. Poner toda nuestra piel en la escritura. Aproximarnos a lo indecible. Bico, queridiño!!

vera eikon dijo...

Poesía es un modo de estar en la vida, quizás el único. Si nos alejamos del temblor, del trauma, perdemos eso que nos convierte en seres vivientes, seres que vibran. Bicazos, querida, tú si que me generas estremecimientos, y te siento tan viva, tan cerca...

vera eikon dijo...

Es curioso, en la última entrada en tu blog pensé en la flor, y a veces es recurrente en mi pensamiento el modo en el que la flor se abre y se ofrece. Todo el texto es soberbio, pero especialmente esta parte "Escribir es usar la palabra como carnada, para pescar lo que no es palabra. Cuando esa no-palabra, la entrelínea, muerde la carnada, algo se escribió. Una vez que se pescó la entrelínea, con alivio se puede echar afuera la palabra." Y me hace pensar en que escribir es una paradoja, tratar de decir aquello que no es palabra, y para ello emplear palabras. Eso es lo que tiene de maldición, pero una maldición que arrastra y a la que se bendice. Comienzo a notarlo así. Gracias querida por el texto. Me conmovió...

vera eikon dijo...

Creo, Sinuhe querido, que imaginación y falta de pudor estan relacionadas. La palabra se ha convertido en el vehículo de mi imaginación, y nada sería de esta última si yo le pusiera corsé a dicho vehículo. Yo también quiero ese lenguaje del que hablas. Qué paradoja emplear palabras para tratar de decir todo eso. Y pienso en mi anhelo de llegar al otro, pero en realidad lo bueno es que el otro llegue. Bicos lindo!!

vera eikon dijo...

Es una maravilla, Sana Raid. La encontré a través de Marina Anaya (que es una artista españolahermana de la actriz Elena Anaya), y me maravilló. El otro día en un festival vi un corto de animación que te hubiera encantado. Se llama "O xigante"(el gigante), y es un auténtico poema visual. Ojalá lo encuentre por ahí algún día, así te lo paso. Bicos!!

vera eikon dijo...

Quizás como humanos deberíamos poder hablar incluso de aquello más avergonzante(socialmente), asumir nuestra vulneralidad, nuestra fragilidad, iluminar con la palabra nuestras zonas más oscuras...nuestra humanidad, al fin y a al cabo. Nuestro yo patalea en la escritura, es en las palabras donde vamos en pos a las estrellas, y las traemos hasta nuestros cielos subterráneos. Perder el miedo y el pudor al decir, al imaginar....En fin, Aka, gracias por tus palabras y esos buenos deseos para el fin de semana que sí se cumplieron...Bicos y feliz semana!!

vera eikon dijo...

Gracias Juan Antonio. Bicos a moreas...

vera eikon dijo...

Es ahí donde quiero llegar, Joaquin. Si transmitimos es que hay puente...Bicos!!

vera eikon dijo...

Qué lindo eso que dices, Fran. Gracias!! Un beso.

vera eikon dijo...

Me halaga tu confianza, Maquinista. Tu entusiasmo me hace soñar con subirme a ese tren. ¿Cuándo os veo por Villa...????Bicos en arco da vella...

vera eikon dijo...

Pero yo creo que la escritura nace de nuestra fragilidad, Darío, como asunción y a la vez confrontación de la misma. Quizás algunos escriban de su grandeza o por alcanzarla. Pero la grandeza humana no vale tanto como la de una gota de lluvia. El hombre sí, el hombre en su intemperie es esa gota de lluvia, o el rocío, o el ala de un pájaro segando un cielo. Así que en esa fragilidad tuya cuando escribes yo veo comunión y hermandad con la mía...Abrazos, sí...