Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 20 de junio de 2012

MUDANZAS


Urbano Lugris






Soy
ese pez que muda en mar
El acantilado late
al debate de mis olas
y es en mi sed
que la roca se respira

Soy
hilandera del aire
Al aspear
mis piernas cuajan vientos
y el sexo se me vuela:
hendidura del cielo
arropa infinitud entre sus alas

Soy
territorio de olvido,
y tu cuerpo cae al mío
roto en nadas

16 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

¿Cómo lo haces para escribir así? ¿Cómo es posible que quepa tanta belleza en tus palabras?

Un beso enorme, Vera.
Aquí estoy, a punto de ser pez todo el verano.

Smith. E dijo...

Eres. Y eso es lo que importa.

Precioso!

Darío dijo...

Leve sexo que se vuela...

Sarco Lange dijo...

Voy a aprender malabarismo en alturas solamente para leerte sobre el monte más alto del mundo.

Un beso.

Miguel Buján dijo...

¿Cómo ha de ser el aleteo de ese pájaro volando? ¿Cómo también y por otra parte mudar en mar siendo un navegante? Siempre creí que la mar y los altos vuelos son mundos que solo podemos observar mientras otros seres y artefactos los recorren. Submarinos y nervales u ovnis rápidos como una centella.
Siempre termino por descubrirme olvidadizo o estúpido o embriagado.

Da buen rollo leerte sobrevolante y sin escamas.
Un saludo.

Rocío dijo...

Yo hace tiempo escribí un poema sobre escamas, aguasal y fauna marina.

Creo en una vida acuática anterior. Estoy chiflada, sí. Pero me encanta tu poema.

Axis dijo...

Te despertás con el rocío y miras a tus ojos. Sos increíblemente bella! Sos tanto y tan benéfica y tre men da! Sos ese aire y esa sed.

Bicazos!!!

P. dijo...

Qué delicadeza. Las palabras fluyen como una sucesión exacta de belleza contenida.

Aparte, qué grande es Kieslowski.

Aka dijo...

¡Vera!, qué imagen más bonita la que percibo al imaginarme esas piernas aleteando al viento sobre el acantilado. Me ha cautivado su belleza.

mares de besos

Anónimo dijo...

Vera, no podría haber encontrado poesía tan bella, tan conmovedoramente bella...

Confieso; estoy fascinado.

R.

Carmela dijo...

Que hermoso y que delicado, Vera. Cuajar el viento y ser territorio, ya es un mundo.
Besos y bicos.

azpeitia dijo...

Poesía, sensibilidad e imágenes hacen un conjunto bellísimo...mi enhorabuena poeta....azpeitia

vera eikon dijo...

Presiento un maravilloso viaje para ti, pececillo Amenecer. Besos como océanos!

vera eikon dijo...

Totalmente de acuerdo, Eleanor. Beso

vera eikon dijo...

Y otras veces debe pesar porque se hunde hasta el núcleo de la tierra, Darío..

David Mariné dijo...

Soy
ese pez que muda en mar.
Soy
hilandera del aire.
Soy
territorio de olvido.
mujer: que maravilla¡¡¡
un besazo grande.