Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 1 de junio de 2012

ÓBOLO


Remedios Varo



Aunque pronuncie amor
en tu boca
ignorarás quién eres
Aunque alumbre estrellas
sobre triángulo de mar oscuro
temerás mi noche
Aunque te sientes a la vera
de este hogar que es mi cuerpo incendiado
no ahuyentarás la intemperie
Aunque ceda mi útero
para que ensayes tus hijos
vivirás irremediablemente solo
e, irremediablemente, desaparecerás a tu muerte
A veces te preguntas
para qué amar
si amor no es sabiduría,
valor,
vestido,
o trascendencia
No, amor no es ninguna de esas cosas
Amor es amor
y no moneda de cambio
u óbolo para el barquero

13 comentarios:

Tranquilino González dijo...

Sólo puedo decir: Quién dijo que tu superficie no es el poema?

Amanecer Nocturno dijo...

Amor es carpe diem, no debemos pensar en el acecho de la muerte.

Un abrazo!

Gilberto Cervantes dijo...

Emor es esa inmensidad que solo consigue entrar cuando la puerta es igual de inmensa para recibirle.

Bellisimo tu poema!

Besos y se feliz!

Fran dijo...

Como la declaración de amor de un neurótico...será vuestro secreto.

bsos

Juan Antonio dijo...

Me permites que aplique el calificativo "clásicos" a tus versos? En el mejor de los sentidos, Vera. Clásico como pleno, logrado, admirable.

Bisous.

David Mariné dijo...

estamos solos igual que el amor.
guardo monedas para Carón pero creo que su barca a naufragado.
me ha gustado este poema.
un beso.

Sarco Lange dijo...

Prefiero el hambre. La descomposición. Prefiero un truco..


Bs.

ana dijo...

me encanta todo lo que escribes, Vera!!
bicos y agarimos doces

Axis dijo...

Difícil darle algún título al amor, definición variable y a piacere. Tantas veces me siento tan desbordante de él... y a veces sólo me dá algo de pavura.

Delicia Vera,
pura delicia.

Bicazos (y todos los azos...)

Portal De Mis Desvelos dijo...

Muy lindo todo esto, Un placer estar aqui

La sonrisa de Hiperión dijo...

El amor, es el motor del mundo.

Feliz tarde de domingo.

Juan C. dijo...

Me pregunto leyéndote quién será el bruto que se pregunte para qué amar, si todo es de todas formas intrascendente y acabará yéndose al carajo... ¿Eres tú esa bruta? ¿Es un poema escrito a una Vera que piensa así a veces y a la que atacas y sacudes? En fin, eres fascinante, y te sigo leyendo aunque no te escriba ni te deje nunca comentarios.

Rayuela dijo...

que no sepa quién es, que no sepa.

besos, vera*