Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 2 de enero de 2013

DESNUDEZ




Podría decirte
que es necesario
llenarse los ojos de tierra
para ver
y experimentar con las raíces
el doloroso paso de la savia
a través del tallo
la contusión
la magulladura de luz a ras de pétalo
Podría hablarte
de esta urgencia
como un animal naciéndose
o de ese rugido
que se derrama angustiado
y  pegajoso
por la entraña
La excusa sería
el modo suave
en que se llueven las cosas
como si  la vida nunca acabara
de colmarse
tan epidérmica
que día tras día
apenas cala
y si me vacío el  pecho
de este modo indecoroso
será que presumo en mi vergüenza
cierto sentir tangible
Pero la única verdad es
que al sumergirme en ti
tan sólo busco
ese lugar
respirable

16 comentarios:

David Mariné dijo...

qué preciosidad. de principio a fin.
bicos Vera y feliz año.

Darío dijo...

Nada indecoroso, un buceo que invita a ver con tus ojos y sentir con tu piel. Abrazo.

Vera Eikon dijo...

Gracias David. Bicos y que tengas un año hermosoooo..

Vera Eikon dijo...

Y sí, Darío, aunque a veces tampoco pasa nada si dejamos el decoro a un lado...Abrazo, amigo..

Abismo dijo...

Buscar un lugar respirable...
Es precioso

Besos abisales

Leo Mercado dijo...

fui una gota
transparente
rodando
río abajo
hasta
la molécula de oxígeno
que hace
de este espacio
un lugar respirable

PD: Cortesía de la casa, Vera (Jajajajajaja). Felíz 2013.

Vera Eikon dijo...

Besos, Abismo y gracias....

Vera Eikon dijo...

ay, Leo, ¿está en tu blog? Quizás lo leí se me quedó ahí, dándome aire...Besos y todo lo mejor para el 2013!!

Maruja dijo...

Una linda entrada. Feliz 2013 para todos.

María dijo...

Siempre me sorprendes, tus palabras se enroscan como pétalos ligeros y me atán a tu poesía sencilla y dulce.
Un beso y feliz 2013

ruma dijo...


Hola, Vera Eikon.

Feliz Año Nuevo.

Saludo.
Desde Japón, ruma❃

S. dijo...

Pasarán los siglos. Alguien va a tener que darse el trabajo de exhumar todos los poemas del mundo.

Besos.

(* dijo...

Quiero escribir este poema, Vera. Quisiera que fuera egoístamente mío. Quisiera haber pronunciado exactamente estos versos en algún momento de esta mañana. Pero es tuyo, hermosamente tuyo, y yo me voy a dar el gustazo de llevármelo a uno de mis cuadernos. Debajo, con mi letra más cuidada, escribiré tu nombre.
Gracias, querida. Necesitaba leerlo, pero tú no podías hacerte una idea.
Un abrazo.

Betina Z dijo...

Tan lindo dejarse resbalar por este poema como por un tobogán de aire...

Beso grande, Vera, que tengas un año de mucha felicidad.

esa de afuera de mí dijo...

que hermoso, vera!
que delicadeza maravillosa que tenes, como me gusta y disfruto leerte!

besos y abrazos

Miguel Buján dijo...

Soy de poco leer y más de impresionarme con ciertas lecturas. Tiempo atrás me pasaba de cuando en vez a releerte, al igual que a Leo Mercado (el bueno de Leo). Pasados algunos meses volví a leer a mercader, y de su lectura alcanzo la tuya (es lo que tiene micorrizarse escritos; aumentan las lecturas).

Me quedo con la tierra echada sobre los ojos para descubrirse lombriz o cadáver o raíces de castaño.


Un saludo, Vera. Grande.