Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


martes, 21 de mayo de 2013

EL MISMO AMOR, LA MISMA LLUVIA..



Es tu cuerpo
el santuario al que peregrino
cuando quiero escuchar
la lluvia

9 comentarios:

Axis dijo...

Ay... Vera...

es precioso :)

David Mariné dijo...

buen camino, peregrino.

Sarco Lange dijo...

Hablas de templo y hablas de lluvia... la poesía es la videncia de lo que trepa un mediodía al verle la sonrisa. O intuírla.

Beso Vera.

Darío dijo...

La lluvia sobre la chapa, la garùa sobre el asfalto... Abrazo.

Blue dijo...

Ah, a mi me gustaría un cuerpo para abrigarme de la lluvia.
;-)
Besos, Vera.

Fernanda Hoffman dijo...

Perfecto!

Un abrazoo

Miriam Tessore dijo...

El mismo amor, la misma lluvia...era el título de la película que nos reunió bajo el mismo techo y por primera vez, a mí y a él, hoy padre de mi hija.
Después sobrevino la tormenta, pero esa es otra historia.

Bello poema Vera

Leo Mercado dijo...

Caos y cosmos: el cuerpo decide ornamentarnos el mundo, a su medida.
Hermoso, Vera.
Abrazo enorme.

María Sotomayor dijo...

La calma después de la lluvia, el olor a lluvia en la cara...

Beso Vera.