Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


martes, 10 de diciembre de 2013

A TUS FRÍAS MANOS




 A Richar, por algo que dijo unas cuantas noches atrás en el Gotham...




Estas manos mías
están preparadas para morir.
Cuando lo estimes tus frías manos
les regresarán su transparencia.
Como campo nevado saben
que al sol que hoy les da lustre
se evaporarán mañana.
Y el paisaje apenas conservará
restos de blanco.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquello que hoy nos cobija, algún día caerá sobre nosotros.

Cada día estoy más convencido de tu pacto con el diablo, solo una maldita puede escribir tan bien.

Richar

Vera Eikon dijo...

Los malditos se frecuentan, y se adoran...

elisa lichazul dijo...

condensado y codificado poema VERA
tiene un dejo magnético
algo como un aura especial


buena semana
abrazos


el enlace al blog te lo dejé en el post anterior en el comentario de puelche

Vera Eikon dijo...

¿Eres Puelche, Elisa??? Si hace un ratito me estuve preguntando dónde estaba el enlace de tu blog. Ahora mismito voy!! Bico, y gracias!

David Mariné dijo...

maldita sea, me pierdo en la belleza de tu poema que no comprendo. tal vez sea ahí donde radica la magnitud de la belleza, en su incomprensión.
bicos.

Sandra Garrido dijo...

grrr bloger se tragó mi comentario, decía.

Saberse nieve entre sus manos, y a la vez ser la muerte cuando las suyas lo estimen, ohhhh, es hermoso, y a la vez incondicional.

Me gustó mucho

Bicos

Darío dijo...

Sin otras manos, nada implicarían las nuestras... Un abrazo.

Vera Eikon dijo...

En primer lugar deciros que es interesante ver las formas que toma lo escrito una vez se lee. En segundo lugar aclarar que esas manos frías no son manos humanas....Todo, todo está en esos dos primeros versos...Abrazo y gracias por leer!

el maquinista ciego dijo...

'y el paisaje apenas conservará restos de blanco'...gran verdad, y es curioso cómo en conjunción con el poema no provoca temor o desasosiego sino calma...la muerte vista como un día de sol sobre la nieve, desaciendo la historia de alguien poco a poco, pero con dulzura..

Bicazo, linda!

el maquinista ciego dijo...

aaaay, muerooo!!

'desHaciendo', of course, jajajaja
:)

Leo Mercado dijo...

Todo paisaje se desvanece ante el parpadeo, y vuelve a aparecer igual, pero distinto.
Sucede idéntico pormenor con las manos.
Hermoso, hermidalonga. Hermoso.

María Germaná dijo...

Vera,
Sabemos que algún día nos encontraremos con las manos frías y volveremos a la transparencia.
¡Qué hermosa manera de decirlo!
Besos