Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 31 de enero de 2014

FRAGILIDAD



El lugar donde cielo y mar se tocan
es temblor
aproximación de dos
fantasmas

Cielo y mar se tocan
y mi corazón
escoge la rama más alta del árbol
para ahorcarse

10 comentarios:

Julito Chés dijo...

Alta rama, buena vista para colgado corazón soberbio.
Besos

elisa lichazul dijo...

la rama más alta suele ser la más flexible y delicada

besitos

Ico dijo...

temblor de los cuerpos al acercarse, ..
la rama no antes del amor..
Me gustan tus poemas.. sigo por aquí..
saludos

Maruja dijo...

La rama más alta, suele la que nos gustaría alcanzar. Feliz finde...

Carmela dijo...

El temblor de la rama más alta... Hermoso, Vera

Un beso

alba dijo...

parecía uno de esos poemas tuyos en los que siempre me dejo mullir, pero qué giro final, Vera, qué aspaviento, cómo soportar que cielo y mar se toquen hasta la (con)fusión sin que nuestra piel no parezca tan quebradiza...
apertiña, vagalume.

Darío dijo...

Esos fantasmas pronto serán dioses... Un abrazo.

fiorella dijo...

Escoge la rama que lo dejará caer, vivo y latiendo más fuerte que nunca.Un beso

Leo Mercado dijo...

Aquel lugar donde cielo y mar se tocan, siempre será temblor para los navegantes.

Sandra Garrido dijo...

As-í de frágiles y así de fuertes. Así de contradictorios.
y ese horizonte que tiembla, ohhh. Me encantó.

besos