Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 20 de enero de 2014

FUGA INELUDIBLE



toda caricia es corte limpio
en dos pieles
éramos uno
antes de tocarnos

he ahí la fiebre

en lo irrevocable
de esta división

no hay retorno
tu dermis carencia de la mía

tu temperatura
el sur hacia el que migran sus pájaros

mas debo dejar escapar
al jabonoso pez que resplandece
entre sus picos

aun así

estás cerca
late el corazón de la lluvia

9 comentarios:

Julito Chés dijo...

Loable intento. Casi triunfa esta descripción y es expresiva evocación.
Un beso

Maruja dijo...

Muy bello!!! feliz semana.

elisa lichazul dijo...

las metáforas son preciosas VERA
ese instante en donde la caricia se hace río que baja por la piel es total

felicitaciones
besitos y buena semana

miss desastres dijo...

Brutalmente delicada Vera

Anónimo dijo...

Cuando las suaves caricias
son como gelatinosas cuchillas
que van rebanando nuestros cuerpos

Así son tus poesías,
cortantes y duras pero...
necesitamos que resbalen
por nuestra alma
dejando su pringosa presencia.

Gracias una vez más Vera

Tu ya sabes quien soy

Vera Eikon dijo...

Gracias a todos por vuestras amables palabras, abrazos.Y a ti, mi amigo anónimo, sabes que te adorno ¿no?

María Sotomayor dijo...

En todo lo irrevocable volcamos los latidos.

Beso Vera.

Leo Mercado dijo...

Tu poesía implica, siempre, pensar el cuerpo en otros términos.
Creo que eso es lo valioso de la literatura: reinventar(nos).
Besos, amiga querida.

Carmela dijo...

y dejamos de ser uno, y somos dermis que hierve :)
muy hermoso, Vera
Besos