Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 17 de febrero de 2014

SOBRE OLVIDOS



todo cuerpo claudica en el silencio
todo rostro se vuelve hacia la noche
la piel más luminosa engullida
por las fauces abiertas
de lo oscuro

ningún puño puede conservar la nieve
pero la palma resguarda
el tacto del frío

que nadie subestime el poder
de lo olvidado

13 comentarios:

elisa lichazul dijo...

qué frío habita en el olvido
hay quienes desean el olvido
hay quienes evitan el olvido

poderoso claro que sí el olvido

besitos y feliz semana Vera

Julito Chés dijo...

Más que el pan necesitamos al olvido.
Lo sabe cualquier madre.

veronicaboletta dijo...

¡Vaya manera de atesorar recuerdos que ni el olvido engulle ni la amnesia perdona!

Vera Eikon dijo...

El olvido siempre dicta su propia voluntad...Feliz semana para ti también, Elisa. Bicosss

Vera Eikon dijo...

Y cuando el olvido nos alcanza, cuántas veces nos arrepentiremos de alimentarnos de él...Abrazo Julito!!

Vera Eikon dijo...

y un día se abre la caja de pandora...Abrazo Verónica!

kynikos dijo...

mientras llega el olvido, te leo hacia abajo.
me gusta mucho lo qué.
un saludo, sincero

Maruja dijo...

El olvido, tan necesario a veces para poder perdonar. feliz semana.

Carmela dijo...

Olvi-dado, siempre retorna a una misma, siempre, aunque lo olvidemos a menudo.

Un beso.

Lila Biscia dijo...

ningún puño puede conservar la nieve

es así, vera...

un beso

fiorella dijo...

Tan cierto como tu poema. Un beso

Leo Mercado dijo...

Un poema que es casi una sentencia.
Me fascinan los textos que desafían al lector "mano a mano". Y que se la bancan.
Como éste.
Un abrazo doble.

Darío dijo...

Guarda con el sueño, se puede despertar... Abrazo.