Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 17 de marzo de 2014

SEDIMENTOS



Acariciarnos es
arrojar una piedra a la
superficie bruñida de un lago,
el espasmo en clamorosos círculos,
para que al final sólo quede
el silencioso guijarro
soñando en el fondo.

8 comentarios:

veronicaboletta dijo...

Al final, sobreviene la calma.
Síntesis bella, Vera.

Julito Chés dijo...

Entonces una buena marca es tener el fondo totalmente cubierto.
Saludos

Darío dijo...

La piel siempre llevará la caricia a cuestas, como una piedra sisífica que no puede desterrar. UN abrazo.

elisa lichazul dijo...

sedimentos... que palabra más llena y significativa
todo un universo en ella

felices los que permanecen en ella

besitos y buena semana

Garriga dijo...

lo que sueñan las piedras. Bien.

Leo Mercado dijo...

Pero después de haber hecho temblar hasta la médula.

fiorella dijo...

Y el lecho de toda agua, lleno de esos guijarros brillantes de humedad y poblandolo de sueños.
Un beso

Amanecer Nocturno dijo...

Sedimentos o pétalos que cayeron al suelo antes de tiempo.

Besos, bella.