Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 17 de septiembre de 2015

SOBRE LO RARAMENTE MENSURABLE



Pienso “la luz cae sobre las cosas”, pero enseguida rectifico. No es que la luz caiga, sino que hoy “la luz se arroja sobre las cosas”. Y esa clarividencia, ese vértigo que la luz trasplanta con delicada mano (la luz siempre es delicada, mimosa, tierna… incluso en el haz que nos ciega)de su pecho a nuestro pecho, es el milagro que mensura el instante. El instante…esa arritmia en las manecillas del reloj.

1 comentario:

Ío dijo...


Quizá las cosas en esa luz dejen de ser cosas y se transforman en ella, o son ella, la luz sin tiempo que abraza y acaricia.
Muy hermoso, gracias

m.