Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 9 de julio de 2014

PERO HOY ALGUIEN ATRAVIESA PECHOS CON EL ASTA DE UNA BANDERA



Tu sangre transporta el polvo
de la tierra que pisas,
de la tierra que pisaron tus pies descalzos,
la roña que atesoraste como herida de guerra
defendiendo los castillos de la infancia,
hasta que tu madre venía a restregarte las plantas con dureza
durante el baño del sábado.

-pero hoy se atraviesan pechos con el asta de una bandera
lo mismo que tú cuando jugabas con el palo de una escoba-

¿acaso la lluvia nos cala de diferente modo
a mí y a este hombre que mira
con ojos recién regresados de la muerte?
¿acaso puedo negarle su derecho a descalzarse
y pisar esta tierra como quien se sujeta?

y que su sangre transporte este mismo polvo
hacia su corazón lanceado.

5 comentarios:

alba dijo...

después de este poema ya no te creo más cada vez que me digas que tu escritura se ha dormido, ea. pero qué bueno que me mientas así, tan despiadadamente, y que me mates así, más despiadadamente todavía.
sigue, vagalume, sigue!
abrazón mediterráneo

elisa lichazul dijo...

la tierra no se irá ni se asilará en otro mundo
somos nosotros los que nos iremos y nos asilaremos

potente poema Vera
felicitaciones
bss

Darío dijo...

Se atraviesan pechos con la venia de dios... Un abrazo.

P MPilaR dijo...

Nadie siente el dardo y ka herida ondea, del mástil al horizonte...
Los pechos siempre

P MPilaR dijo...

Nadie siente el dardo y ka herida ondea, del mástil al horizonte...
Los pechos siempre