Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 2 de mayo de 2014

SOBRE LO INTRANSFERIBLE



Un nido adentro
el silencio
cabaña hecha con ramas de transparencia
por manitas de niño
piedra de un hogar que transportamos
desde la infancia
por todas nuestras edades
tal y como hacían las mujeres
en los clanes nómadas

Quisiera pasarlo de mi regazo al tuyo
pero volátil como el cuerpo de la nieve
se evapora al roce
compartirlo igual que pan
y observar tu dedo jugando sobre el mantel
con sus migajas
reencontrarlo como al perro
que a hurtadillas alimentábamos
por debajo de la mesa

En el extravío
empuño mi silencio
como a un faro
o el cielo a la estrella del norte

¿de qué costado mana el viento
que aviva su lumbre?

4 comentarios:

Julito Chés dijo...

Mi brújula emocional marca el apasionado sur.
Es viento de pasión.
Besos

Darío dijo...

Un viento propio del corazón... UN abrazo.

Leo Mercado dijo...

Tenemos muchas noches de edad. Eso nos salva.
Gracias por este poema, Hermidalonga.
Besos.

Sandra Garrido dijo...

acunar al niño que nos habita y regalarlo, compartir como el pan cada vuelo. Sí, yo uiero creeer que sí es transferible.

Besos