Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 4 de abril de 2012

SOBRE LO QUE HACÍAN MIENTRAS ESPERABAN LA NIÑA PAJARITO Y LA NIÑA ÁRBOL




A Mateo en el día de su cuarto cumpleaños





El resto de niñas perseguían a la Niña Pajarito durante la hora del recreo para quitarle la merienda. Me gustaría pensar que esta costumbre tenía origen en los extraordinarios colores del plumaje de la Niña Pajarito, a la que perseguían como si se tratara del arco iris, para descubrir el tesoro que se esconde en su final. Pero no son siempre de este modo los juegos de los niños. El caso es que la Niña Pajarito, si bien materialmente era incapaz de volar, sí que corría de un modo extraordinariamente rápido para una niña de su edad. Por lo que sus condiscípulas se pasaban la totalidad de la hora del recreo dando vueltas alrededor del patio, en persecución de la Niña Pajarito. Entretanto su hermana, la Niña Árbol, permanecía absorta contemplando el crecimiento de sus ramas. Preguntándose si algún día crecerían tan alto como para tocar el cielo. Y se imaginaba en la noche ensartando estrellas, descubriendo para el mundo el luminoso secreto de sus entrañas. Por todo esto ella ignoraba las correrías involuntarias de su hermana, la Niña Pajarito.


Ocurría que los padres de la Niña Pajarito y la Niña Árbol estaban siempre muy ocupados con sus trabajos, por lo que a menudo eran las últimas a las que venían a recoger a la escuela, para llevárselas a casa después de las clases. Generalmente la verja que daba a la calle se cerraba ante sus narices. Entonces ellas se frotaban los ojos. Un viento de decepción había soplado sobre ellos. En ese momento venía una monja ya mayor, bastante amable, y como de costumbre llamándolas “mis niñas”, se las llevaba de la mano para que esperaran en la portería. En un primer momento la Niña Pajarito y la Niña Árbol permanecían sentadas en un banco la una junto a la otra. La Niña Árbol enseguida se distraía en la ensoñación de sus ramas. Se imaginaba que podía conseguir que una de aquellas creciera robusta y con la forma de un puente que las condujera hasta su casa. Pero por mucho que lo intentó jamás sucedió aquello. La Niña Pajarito no era de ese tipo de niñas que puede permanecer mucho tiempo sentada. Llegado un momento se ponía en pie y desplegaba en el aire las dos enormes alas que tenía en sus pulmones. La Niña Árbol siempre se sorprendía de que unas alas de semejante tamaño se ocultaran en un cuerpo tan menudo como el de la Niña Pajarito. El caso es que la voz de la Niña Pajarito se elevaba de tal modo que pronto, sobrepasando las ramas de la Niña Árbol, se colgaba del techo. Cuando cantaba la Niña Pajarito las lámparas se estremecían, y los cristales vibraban. Las flores se abrían, pues les parecía intuir de nuevo la presencia del sol bajo el lecho de sus pétalos. La habitación se llenaba de aves cantarinas, que livianas venían a posarse en las anhelantes ramas de la niña árbol. Y ésta sentía que sobre ellas se apoyaba la columna de un cielo de música y colores. La Niña Pajarito obraba este milagro casi sin percatarse. Lo hacía del mismo modo que el océano obra el milagro de las olas al contacto del viento. Esto lo comprendía la Niña Árbol al contemplar el rostro inocente de la Niña Pajarito. Y se sentía feliz y agradecida de estar a la vera de aquélla que con el vuelo de su voz armonizaba el mundo. Del mismo modo, cuando perseguida por la vida la Niña Pajarito se cansaba de correr,  sin decir nada, venía a cobijarse bajo la sombra de las ramas de su hermana, la Niña Árbol.


Para leer más acerca de la Niña Pajarito La Niña Pajarito

13 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Una niña pajarito sólo puedo obrar milagros. Las tareas comunes le son ajenas. Abrazo.

Rocío dijo...

Jo, qué bonito Vera... yo de peque siempre quise ser una niña-árbol... ains, qué nostalgia!

besos

Gilberto Cervantes dijo...

Que linda historia!

besos

Sinuhe, el que es... dijo...

Hola, Vera:

Yo conocí a una niña pajarito.
Me visitaba todos los días; y me convenció que yo le hacía el café más rico del mundo. Entonces me convertí en un alquimista con el afán de lograr siempre la exacta proporción de su felicidad (mi felicidad). Porque ya no canta tengo el corazón disfónico.

Espero que en tus días la niña pajarito y la niña árbol se den la mano, de vez en cuando y, con los ojos cerrados, logren trasmutar sus dones. Que a la niña árbol le crecen alas y que a la niña pajarito le florescan palabras nuevas.

Saludos!!

Sinuhe, el que es... dijo...

Quise decir: "... que le crezcan alas..." y que "... le florezcan palabra nuevas", pero se me nubló la ortografía!!

Seguiré visitando estos barrios, esperanzado de futuros encuentros con la poetisa ictícola...).

Chauchau!

Juan Antonio dijo...

Qué dulce tu historia. Eres un cielo.

Axis dijo...

Sería encantador oír a la Niña Pajarito a los pies de la Niña Arbol.

Te conté alguna vez cuánto adoro las ramas de los árboles?

Es muy dulce Vera, mucho.

Biquiños!!!

Carmela dijo...

Tan distintas y al principio de tu relato me parecían tan lejanas, pero me agradó ver que ambas se tenían una a la otra. Hermoso relato Vera.
Un beso

Amanecer Nocturno dijo...

Quiero que regrese mi hermana tal y como era antes y me cubra con sus ramas.

Un beso.

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat19@hotmail.com
besoss
Emilia

Y Otros Paisajes.. dijo...

Preciosa entrada, me ha encantado..
te dejo un abrazo!

joaquin dijo...

lírico, muy lírico, y está tan bien escrito

besos

el maquinista ciego dijo...

Hermosas Niñas tan maravillosamente contadas.

..."con el vuelo de su voz armonizaba el mundo"...aay, Verita...

Bicachasso!