Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 13 de diciembre de 2013

DIME



Dime
¿qué sucederá cuando los grillos
acaben de serrar la noche?
¿se desplomará el cielo
barruntando como árbol contra el bosque?
¿al adelgazarse el espesor de las estrellas
asomará el rostro velado de dios
o descubriremos que aquello que piaba entre sus ramas
era tan solo viento?

Dime tú si cuando los grillos acaben de serrar la noche
y caigan rendidos todos los colibríes del mar
callará la música

8 comentarios:

Leo Mercado dijo...

Que no acaben, de serrar la noche, entonces...

elisa lichazul dijo...

cuando los grillos acaben de serrar la noche estarán las cigarras dándole la vuelta de tuerca a la sierra en el día

besitos y feliz fin de semana

Sinuhe, el que es... dijo...

"El silencio será pretexto de una nueva música", digo, y te imagino pensativa...

Beso!

Darío dijo...

Belleza, Verónica, con toda la connotación que tiene esa palabra. UN abrazo.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por tus huellas VERA
buena semana
abrazos

Sandra Garrido dijo...

No sé que será de los grillos ni de la noche, pero si que esto se queda junto a la palabra belleza y ternura

besos Vera.

el maquinista ciego dijo...

Adoro cuando me llevas a otro mundo, Vera, e imagino historias enteras. Asombrada -y agradecida- siempre de cómo lo consigues -y compartes- en tan pocas líneas.
Maravilla eres :))

Bicachus enormes como ese cielo que no, por suerte, no nos caerá encima (aunque me haya encantado verlo caer aquí ;))

María Sotomayor dijo...

Dime... con unos enormes puntos suspensivos para tan hermosas preguntas.

Un beso Vera.