Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 3 de septiembre de 2012

PEQUEÑOS MILAGROS POR APRENDER






Vistiendo desencanto
vencida
cada atardecer se deja caer sobre la silla
obligándose a escribir con minuciosidad
y hermosos caracteres
la palabra "amor"
encabezando una nueva hoja de su libreta de tareas pendientes
Mientras tanto un agonizante rayo de sol se pasea por la habitación
dejándose caer en larga y explícita caricia sobre su cuerpo
entonces expira
Con la piel ciega de futuro
ella ni se apercibe










mar desvistió sus olas
para en calma desnudez
ser reflejo de luna
 




Una vez más agradecer su colaboración fortuita a Emma Gunst porque este poema nació al galope de este otro magnífico que leí en su blog  Duele cuando llega la primavera de Karin Boye



al nacer
rompe a llorar primavera
lágrimas de polen deslizándose
sobre el viejo rostro del mundo
- trae entre las manos consuelo de flores- 




20 comentarios:

Darío dijo...

Música para honrar la naturaleza...hermosho.

David Mariné dijo...

al nacer
rompe a llorar primavera
lágrimas de polen deslizándose
sobre el viejo rostro del mundo
- trae entre las manos consuelo de flores-
este último me ha gustado mucho, mucho más que el de Boye el cual lo he encontrado aburrido, estéril y soso.
un beso

Darío dijo...

Ja ja ja!!! Yo no quise decir lo que dijo David, pero me complazco en que lo haya dicho...apapachos.

Vera Eikon dijo...

Qué locos más encantadores ustedes dos, pero mi poema nació al leer el otro....Les mando mis besos y un tupidísimo abrazo!!

David Mariné dijo...

Vera: los hijos siempre son más guapos que los padres ;-).
abrazos y besos para los dos.

EMMAGUNST dijo...

>< si de poemas aburridos, estériles y sosos, nacen estos...bienvenida sea la primaVera ;)

David Mariné dijo...

Emma: de nuevo he vuelto a leer el poema de Boye y lo continúo considerando soso y aburrido pero debo rectificar y pedir perdón ya que no es un poema estéril. desconocía como murió Boye y es un poema que nos invita a perder el miedo del vertigo y la caída. Boye lo excribe de una forma extraordinaria y el final es "aplastante" no, ciertamente no es un poema estéril.
un saludo.

Sarco Lange dijo...

Leo los comentarios y me río y el barman me dice que ya es hora de cerrar el bar y yo le digo que espere, que aun debo hacer una llamada.

Bs.

Vera Eikon dijo...

Touchez, David. Ahí sí que no puedo decir nada...Buen día!!

Vera Eikon dijo...

Yo siempre agradecida, Emma. Bicos!

Vera Eikon dijo...

Ahora Sarco me dejaste con ganas de ser la última que queda en el bar y el barman echándome a empellones y yo agarrándome con los dientes a la barra. Es martes y ya tengo ganas de emborracharme. Besisísimos

Valentin dijo...

http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!


Juan Antonio dijo...

Tú siempre traes bálsamos deliciosos para las viejas heridas.

Vera Eikon dijo...

Ojalá sea así Juan Antonio, o un lugar donde descansar la mirada...Beso

Leo Mercado dijo...

Festejo tus textos breves (perdón por la insistencia) y las hermosuras que depara la intertextualidad.
Besotes.

Vera Eikon dijo...

Tú insiste, Leo, porque he de reconocer que me quedo como embobada con esa gente que es capaz de condensar la emoción en unas cuantas palabras, y por eso a veces dejo a lado mi verborragia natural y me reduzco. Creo que alguna vez he comentado con alguna gente o he escrito que me encantaría escribir un poema que como una gota de mar atestiguara toda la sal del océano...Biquiños!

silvia zappia dijo...

bellos, me gustó sobre todo el último,(no me gustó del de Boye).hago de cuenta que no leí el que fue tu inspiración y digo que tuviste un toque oriental en esta composición.

abrazos, vera*

Axis dijo...

Deliciosos mi querida...
El primero, ay!
Y los otros...la brevedad inmensa!

Biquiños mi Vera ;)

(falta menos...)

(* dijo...

Una vez se me ocurrió pensar que hasta los milagros había que trabajárselos. Ahora te leo y me digo que todos no, que todavía los hay que vienen y ocurren y nos sorprenden, sin más, con todo. Como, por ejemplo, la primavera, que año tras año vuelve y siempre nos coge por banda, con esa novedad fresca que huele a flores, a primeros rayos de luz.

Maruja dijo...

¡¡Muy bueno!! Que tengas un lindo día.
Saludosss.