Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 17 de marzo de 2011

CANTO AL HERMANO PERDIDO

Murió en mi lecho
y como alguien dijo después
aquel día lloraron hasta las piedras

Yo le había prestado mi lecho de hermana
Para que no tuviera frío
Para que no estuviera solo
Para que leyera libros en las noches en blanco
mientras el agua estriaba las paredes
y el aliento de la muerte acechaba tras las ventanas
imprimiendo funestos caracteres en el cristal

Tras el ataud
escrito en el envés de sus párpados
pude leer
Que eternamente tuvo frío
Que finalmente murió solo
Que habían rasgado el libro de la noche

Hicimos astillas con la cama
Prendimos con ellas una hoguera
y avivamos el fuego con nuestras lágrimas

Al amanecer
barrimos las cenizas con la escoba
y le rogamos al viento que se las llevara
Lejos
Hay días en los que sentimos como sopla
saturado de humo

22 comentarios:

Maia dijo...

Tú estás llena de sorpresas. Muy bueno. Hay versos que me gustan pero mucho mucho.
Te felicito por "la osadía". Besos,

vera eikon dijo...

Gracias Maia...la verdad es que no me siento nada segura escribiendo en verso, pero hay sentimientos que se decantan por la métrica...

Biquiños

trapecista dijo...

pues menos mal que no te sientes segura...me ha gustado mucho

El hombre de Alabama dijo...

Será que ha vuelto.

sinjuicio dijo...

Hola Verónica, impactante... como describes el momento previo a la muerte, la soledad, la frialdad, solos nacemos y solos morimos... precioso de verdad, yo no soy de poesía, pero lo bueno se reconocerlo.
Besos.

Curiyú dijo...

Sos una diosa, lo que escribiste tiene la majestuosidad de esa pira hecha con las astillas de la cama. Es precioso. Pero te juro que de esto, no quedarán cenizas, sino una inmensa huella.
Te abrazo.

vera eikon dijo...

Gracias a todos por estos comentarios tan (inesperadamente)positivos. Casi estoy pensando en pasarme definitivamente a la lírica....je,je
Párvulos besos en vuestras mejillas (así dan para más)

Franzl dijo...

Yo estuve meando detrás de la tumba de Sartre, cuando los guardias estaban descuidados. Me lo ha recordado la foto de la misma; también me miraba la Simone.

Addio.

vera eikon dijo...

Sí, cada uno tiene sus formas de homenajear...

Saludo

Carmela dijo...

Vera eres toda una sorpresa que voy descubriendo según te visito. Me gusta como lo has contado. Yo no entiendo demasiado de las formas de la poesía, pero me gustan o no. Y este me ha gustado.
Un beso

vera eikon dijo...

La verdad Carmela que a mí con la poesía me pasa como a tí, o la siento o no. Me alegra que te haya gustado
Biquiños

marcela dijo...

La poesía no es métrica, es concepto y sentimiento. Leo y releo y creo que eres una poeta, sin dejarte avasallar por la métrica.
Me ha encantado, de verás Vera.

vera eikon dijo...

Yo también pienso que al verso hay que dejarlo libre...si hasta la rima me molesta!!!
Biquiños Marcela

Rocío dijo...

Es precioso Vera... y muy sentido sobre todo. Desgarrador.

vera eikon dijo...

Sí, desgarrador. El tiempo nos da la medida de nuestro dolor y a veces es tan grande que nos vemos obligados a nacer, de nuevo
Beso Roció

Say dijo...

vera,
este canto conmueve. Es muy, muy hermoso.

Estoy de acuerdo en que la poesía tiene que estar libre de rima, si no está como encorsetada. El verso son ramas del corazón...sin medida.

Besos entre líricas, cantos, odas, elegías...mundos donde se puede vivir.

José Antonio Fernández dijo...

Pues te aseguro que escribes muy bien poesía. Es un poema que respira esa ausencia de ese ser querido.
Me ha gustado.
Un abrazo, Vera.

vera eikon dijo...

Say, linda manera de definir el verso. Besos

Jose Antonio, el otro día le comentaba a Emma que me había quedado prendida de estas palabras de Pessoa que tienes en tu blog
"El poeta es un fingidor
y finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente"
Como no soy poeta me resulta misterioso y atrayente el modo en que se desarrolla el proceso creativo al escribir poesía. ¿Finge el poeta o realmente siente ese dolor que finge sentir? Quizás en cada uno sea distinto...En todo caso este poema tiene su origen en un sentimiento real que, aunque ya remoto en el tiempo, arroja su luz en el presente y supongo que para el resto de mi vida. Pero como con la mayoría de lo que escribo todo tiene su origen en una frase (en este caso la frase inicial del poema) a la que le permito implosionar.
Abrazo

José Antonio Fernández dijo...

Tienes razón, Vera. Esos versos de Pessoa son realmente atrayentes. Y creo que resume muy bien lo que ha de ser un poeta. Mi lectura en prosa que le hago a esos versos es que un poeta ha de ser ante todo un actor. Ha de saber atraer al lector, hacerlo reir, o llorar o dejarlo con la boca abierta, al fin y al cabo fingir, pero fingir lo que de verdad se siente, pues como buen actor ha hecho suyas las emociones para saber trasmitirlas al lector.
Ningún poeta es tan importante como para ser una fuente de emociones igual que un escritor de novelas o un actor. Creo que hay que buscar en los recovecos de los demás. En fin, eso.
Un abrazo fuerte.

vera eikon dijo...

Quizás un poeta no sea más que el cristal donde la luz se refracta. Siempre es necesario un rayo de luz, un poso de verdad. Todas las palabras sonarían vacías si cada una de ellas no estuviera habitada por la vida.El lector enseguida se daría cuenta de la farsa. La vida es lo que hace que un poema funcione...Vivir, amar, soñar!!!(es el mejor taller de literatura... y leer ¡siempre!)
Beso

Curiyú dijo...

Es una belleza, una herida, un estremecimiento.
Siempre pensé que en los poemas eras vos, pero en éste, en particular, te veo tan inmensa! Tan rota! Tan humana y a la vez divina!
Ëste es el poema que yo pondría en marco de oro...y te abrazo.

vera eikon dijo...

UFFFFFF....Besos