Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


martes, 12 de marzo de 2013

FE






Si profeso fe alguna ha de ser en el amor
y en los cuerpos del amor




¿Quién es ese ser completo
que se manifiesta en mi latido
y del que soy dicotomía?

arrojados
como frutos que maduros
caen del árbol
nuestra sangre se acompasa en la añoranza
de un fluir unívoco

entre las galerías de los cuerpos
hacemos la oscuridad que unifica
lo que la luz vertebra
el tiempo donde sangre se conjuga en derrumbe
y se desmolda el animal

nos cavamos dentro del otro
como frutos que regresan al árbol
a través de la tierra

16 comentarios:

Darío dijo...

Ciertamente, nos cavamos. Pero que no sea la propia fosa. Apapacho.

Vera Eikon dijo...

No, no, esa que la caven otros...Aunque yo prefiero el camino del humo...Abrazo

c dijo...

...el amor y los cuerpos en el amor" realmente dejas las palabras desprovistas de piel, musicando eso, sensualidad, entrar en la tierra como una hoja que se descompone/nutre al árbol - "es la maleabilidad de la carne/ bajo una coerción superior./ ojos cegados por colores./ ojos bañándose en sonidos./ narices en perfumes./ y también los organos del amor. " PAUL KLEE .

me quedo mudo con la sensación de querer colorear la profundidad de la tierra

abrazos profundos

Vera Eikon dijo...

Era precisamente eso hermano. Incluso pensé en utilizar la imagen de la descomposoción, pero aquello que sucede en los cuerpos supone a la vez vértigo, y en ese sentido se parece más a la caída de la hoja que a la descomposición....Por cierto, que al final no nos vamos al pueblo en semana santa, pero hablamos y vemos cómo arreglamos. Abrazo abrazo

sarco lange dijo...

Sí Vera, nos cavamos dentro del otro, nos hacemos patria convulsa en un amor que jamás se podrá olvidar. Ni con la muerte. Ni sin los pájaros.

Beso.

Lila Biscia dijo...

que hermosura, vera, tal cual.
es tal cual así.
cuerpos que nos dicen en el acto que somos uno dentro del otro. cuando eso se dá, es la magia que dura para siempre.
lo aprendí hace poco.

un beso enorme.

lil

Vera Eikon dijo...

Ser patria convulsa...ay ay Sarco...Besos

Vera Eikon dijo...

Una de esas lecciones que justifican una vida, Lila...Beso y un apretujón de mis brazos

Leo Mercado dijo...

Raíz.
No
más.

Sandra Garrido dijo...

De blog en blog, he dado con este remanso de versos, me gusta esa forma tan personal de decir, de sentir y de enredar las palabras.Sí, un descubrimiento. Me gusta tu poesía.

Un saludo

Jesús Galbraith dijo...

un poema perfecto como un círculo

un abrazo

Vera Eikon dijo...

surco...Beso Leo

Vera Eikon dijo...

Gracias Sandra por pasar..Abrazo

Vera Eikon dijo...

Qué bueno verte, Jesús. Un abrazo!

Maria Germaná Matta dijo...

Que hermoso Vera, esa caída como frutos maduros del amor, es la sangre que fluye del cuerpo de los enamorados, la pasión.
Un abrazo

Vera Eikon dijo...

Gracias María. Un abrazo!