Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


jueves, 19 de mayo de 2011

MUJER FATAL

Si de la rosa elegí las espinas
¿Por qué entonces dudo
ante la sangre
que tengo entre las manos?

Vuelvo las palmas hacia el cielo
Buscando una palabra infranqueable
Para no sucumbir a este aguacero
Y salir indemne
del contacto tibio
De tus lágrimas

El amanecer nos encuentra
desnudos
de carnes flácidas
y rostros desgraciados
El espejo prescinde de nosotros
La luz se astilla contra la puerta

Antes de irme te dejo
una soga en la mesilla
como pago a los servicios prestados
Despacito y con buena letra
anoto en una hojita
las señas del lugar
donde se ubica el árbol más alto

Respiro
Vestida ya es otra cosa

8 comentarios:

Curiyú dijo...

Será que estar desnudo se vuelve muy pesado en ocasiones?
Entonces, dejarse todo puesto, bufandas, sombreros, gafas, todo lo que pueda velar un poco más la realidad, cruda. Besos.

lobamarino dijo...

qué intensa vera,qué resuelta.
me gustó mucho

vera eikon dijo...

"Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman..." Aquí se trata de mujeres que se visten lo labios de rouge para tomar resoluciones que en su desnudez(estado primitivo de la carne y del corazón),son incapaces de tomar...Vestirse y recuperar el dominio (eso les pasa a muchos hombres, de vez en cuando surge una mujer reivindicando...)De todas formas este fue un poema que se me dio la vuelta....a veces me pasa, yo pensé que iba a ir de otra cosa. También le beso

vera eikon dijo...

Sí Lobamarino, ese giro final....Beso

Maia dijo...

Espectacular.

vera eikon dijo...

Vaya!!!Gracias Maia
Bico

Carmela dijo...

Recuperar, recuperarse, oirse y enfrentarse a una misma y luego actuar.
Es precioso Vera.
Un beso

vera eikon dijo...

Sí, a veces esa es una parte muy difícil Carmela....
Biquiños