Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 1 de junio de 2011

POEMA PARA CONDENARTE

A veces siento unas malditas ganas
de hacerte un inmenso daño
Decirte que ya no te amo
y contemplar como caes fulminado
por el relámpago de esas palabras

Sólo por perverso placer

Te advertí que era una niña mala
tú me sonreíste luciferino

Preñada de gestos ordinarios en la cama
Capaz de encadenar los versos más sublimes
en la inmaculada cueva de tu oído

Conservo para el gran público
una radiante cabellera virginal

Con sumo deleite te contagio
el sulfuroso pecado de mis labios
Tú lo propagas como perseidas por mi cuerpo
hasta llegar a la hendidura infernal
Y allí
sin pensarlo
te arrojas de cabeza

He de decirle a mis demonios
que levanten acta de esto que te escribo:

Jamás he de sentir remordimientos
por condenar al tormento eterno
la vida de tu alma inmortal

Pues sólo soy la niña endiablada
que todo hombre que se precie
sueña con encontrar en su camino

12 comentarios:

Curiyú dijo...

Oh! Qué brutal! Estoy indignado! Me han dicho de tí que eras una santa, una niña sin mácula, un alma blanquísima!!!
Y hablas de estas cosas sin desparpajo? "Perverso placer", "sulfuroso pecado de mis labios", "hendidura infernal".
Y lo peor, ningún remordimiento por condenar al infierno a un santo del señor.
Eso no es de niña bien, mi querida. Pero, he de decir en tu favor, que si este tipo de ponzoñas ha de salir de tus demonios interiores, disfrutaremos de los sudores y sonrojamientos de Benedicto y sus señoras devotas...Le beso con veneno

vera eikon dijo...

No me da pena el tal santo. Elegir entre el martirio a manos de los hombres, o el tormento en aras de mi infernal cuerpo...
Así que sus besos también son venenosos (el que esté libre de pecado...)

lobamarino dijo...

Malísima.
me encanta.
seguro se lo tiene merecido aunque no lo puedas evitar
besos a la distancia
por las dudas

vera eikon dijo...

Lobamarino, lo mío es pura maldad. Pero hay que reconocer que a él eso es lo que le gusta. Porque creo que somos el uno para el otro la justa medida...
Bicos

Carmela dijo...

Pues que levante acta y conste para siempre!!
Genial Vera.
Besos

Nina dijo...

¡Excelente!
Muchas veces me siento así, como una maldita niña mala.

Besote enorme.

vera eikon dijo...

Está bien tenerlo claro ¿no?. Bicos Carmela

vera eikon dijo...

Nina, ya sabemos a dónde llegan las niñas malas....Y yo quiero ir a todas partes!!!!
Bico grande

Laiseca Estévez dijo...

Como me gusta perversa, me retuerzo de envidia, y ese final me pierde... endiabladamente bueno. Biquiños.

Mixha Zizek dijo...

Ah las niñas malas a veces son las dulces y que sólo ponen cara de mala y son una dulzura, pienso que eres de las malas dulces, sentí tierno tu poema a pesar del impetú, me gusta, besos

vera eikon dijo...

Sí, de vez en cuando niña mala...Nos carga las pilas

Bico Lai

vera eikon dijo...

Sí, Mixha, una maldad caleidoscópica. A veces dulce, a veces perversa. Sólo hay que girar y girar...
Besos con un poso de maldad azucarada