Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 15 de junio de 2012

HUMUS





Si alcanzaras el prisma
y luz desfragmentada
diseccionarte el alma,
autopsia a un corazón
ahogado en amapolas negras
Si soplaras viento suave
que revele el envés
de ti misma
Si hallaras un cuerpo masculino
para hibernar tu ausencia,
la melodía
que disuelva silencio de mirlos ahorcados,
un hangar
donde almacenar esperanzas
de cara el otoño,
cuando el verdor hemorragia
y aquello que es
se apresta a morir

Si poseyeras el terruño de un poema,
descomponerte
reducirte a humus que nutra
Libertad de no desear,
flor,
apertura al sol,
éxtasis de rocío

Océanos de palabras
no reptarían ya tu boca

Vano nombrar
sin embargo color,
pulsión,
trauma,
ser

12 comentarios:

Darío dijo...

El sino del poeta. Llegar por la palabra. Ya no tener que decir. La última estrofa es una delicia divina. Un abrazo.

Amanecer Nocturno dijo...

El color es el verde, Vera. Tu poema me ha resultado floral y punzante, es como que te pica cuando te giras, y apenas te das cuenta, pero luego te deja huella.

Muy bueno! Un beso!

Maruja dijo...

Un poema ¡¡Precioso!! Feliz semana.

laura garcia del castaño dijo...

ah! libertad de no desear, es lo qué más se anhela por aquí...

La sonrisa de Hiperión dijo...

La libertad es desear, sin desear lo ajeno...

Saludos y un abrazo.

c c Rider dijo...

Cada vez estoy más convencido que te agradarán las lecturas que te prometí de Maillard. Aunque este poema enlaza mi actual lectura de Asimov… la historia del uni-verso”. De cómo con un prisma se saca el espectro de lo visible e invisible, nebulosas, novas, dimensiones, dinámicas de las que formamos parte como vegetales, animales y minerales…además de supuestamente seres “racionales” eso de sumar voluntad e imaginación dicen los más sabios. Pero también habría que eliminar vanos deseos, vestigios de máscaras sucesivas. Ahora lo único que puedo hacer es abrazarme a Betsy, post-operatorio.
Un abrazo.

David Mariné dijo...

he abierto los pórticos de tu poema a la espera de que una suave brisa de tierra fértil calmase mi rostro escarchado pero el vientre de mi cuarto se encuentra demasiado helado.
Si poseyeras el terruño de un poema...cuanta belleza poseería.
un fuerte abrazo.

Juan Antonio dijo...

La poesía debe arrancar esa dentellada de luz oculta en la tierra, en el magma primordial de la vida, en las vísceras, y manifestarla en toda su misteriosa belleza.

Y tú sabes cómo hacerlo, no cabe duda.

Besos, Vera.

el maquinista ciego dijo...

Hermoso y nutriente, Vera. Tiene la belleza y condición ligera de la enredadera, pero también su profundidad y fuerza de agarre, ésas que no se ven pero se sienten. Abajo, muy abajo, de lo que es manto terreno...

Bicachuss!

Rayuela dijo...

ser palabra en el humus, para que brote libre (y verde)


besos, vera*

Axis dijo...

Tan bello, pero tan emotivo para mí hoy. Pienso en esa disección del alma, en esa autopsia de corazón ahogado en amapolas negras... y me siento tan así.

Bicos querida amiga.

joaquin dijo...

qué bello poema. Lleno de esencias. He sentido deseos de descalzarme y andar

besos