Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


miércoles, 23 de noviembre de 2011

ESE DÍA ETERNO....







Ayer mientras conversábamos ante una copa de vino
yo caí en un tópico y dije:
-El amor es complicado
-No,-dijo él- el amor no sería complicado si le diéramos su duración natural. El amor se complica al intentar alargarlo
Me sorprendieron sus palabras, y no porque vinieran de él, sino por tanta lucidez de un modo tan sencillo...






El día que la piel se nos desate
y el alma se nos vuele en papeles sueltos
El día que ya no broten las caricias
encendidas como farolillos rojos
El día que el viento
ya no nos despeine
porque tendremos el corazón almidonado
El día que ya no conjuguemos risas
ni intercambiemos poliedros
con el haz de nuestras lenguas
Ese día
en el que el azúcar se vuelva insecto
y el jugo se seque de todas las frutas
Ese día,
eterno
e inevitable,
mi vida será un espacio en blanco
y necesitaré un punto
y otro
y otro….
para enjugarme las lágrimas
en puntos suspensivos
Y en la línea siguiente
recomenzar a escribir…

28 comentarios:

C C rider dijo...

La poesía posee una esencia devoradora que lo impregna todo. Que intenta confundirnos, un relojito que son los días y las noches. No tiene manecillas, no son ideas. Sólo días y noches, a veces se para porque parece aturdido y entonces debes agitar la muñeca, no toques o seguirás la moda y matarás su duración natural. No le pongas un nombre porque será lo único que tenga.
Me tenía usted en trance con el anterior poema y plop, ahí aparece uno nuevo. También hermoso Vera. Un saludo. Ah… vuelvo al anterior poema, antes de que me olvide, que la memoria se convierta en destello y no sea capaz de transcribir su estela :
a thousand times, till death
finds them, they may
discover it again, in other
lines
in other
happenings. And for
wanting to know it,
for
assuming there is
such a secret, yes,
for that
most of all.

… Dice Denise Levertov, hace la pregunta de la alquimia. Castigo del absurdo. Buscar lo lejano con constancia. Pues el olvido siempre nos sorprende. Me ha gustado tu poema. Ir al olvido en busca de luz. Mirar el cielo como si fuera la última vez. Esto último sabemos en secreto vos y yo, que nos referimos al otro cielo. Pero aún así te pido que sigas cerrando los ojos, que te hagas añicos, Bernini…. (no digo que te pongas a moldear mármol pero…) Para hacer un autorretrato suyo, apasionado, dispuso su brazo encima de una llama, observándose en un espejo, quizás ahí descubrió algo que jamás olvidaría y le valdría para el resto de su vida. Será por eso que coincido un poco con el querido Aka y divagaría sobre el relato de descubrir un mundo donde ya existía, y tan sólo avistamos añicos o simplemente sorprenderme por no haber sido más audaz antes. En fin querida, en el reverso de tus poemas nos dejamos correr como hormiguitas. Te dejo un extracto de otro “tal Denis” recordás?

En limbos extraños hundir obstinado el deseo.
Buscar lo remoto con férvidas ansias...
Yo que sé que es difícil, vago e hipotético.
Pero no abandono ni a Verlaine ni a Byron,
Porque... ¿quién lo sabe?
Acaso de pronto, nítido y brillante
Del fondo impreciso de mis horizontes
¡Brote el gran misterio...!"

...Ese día.

Aka dijo...

Este nuevo poema parece una secuela o consecuencia del anterior, ángulos distintos pero girando alrededor de la misma idea, del "tiempo-del-amor" . En el primero buscando como prolongarlo, mediante el "olvido-asombro" diario, y en este aceptando su posible irremediable (creo que esto es totalmente incorrecto, pero me permito la licencia de introducir pequeñas posibilidades en lo irremediable, nunca he sido muy amigo de las ciencias deterministas, así que me confío a las posibilidades) caducidad. Cierto que cuando esas pieles y almas se desenlazan deberían dejarse ir, todo es más fácil así, pero esos puntos... esos puntos suspensivos dan pánico, que queden en eso en puntos suspensivos en un folio en blanco sin línea consiguiente puede resultar aterrador y llevarnos a aferrarnos a lo que tenemos.

Los comentarios de Rider son filosofía poetizada, un gusto leerlos.

Besos, que pases buen día. Maravillado siempre por tu facilidad para elaborar versos.

Noelia Palma dijo...

ufa, es que ésa lucidez asusta demasiado...

espero no darme cuenta que se hace largo...

ay

Eleanor Smith # dijo...

Ojalá entonces, ese día no llegue. Y si llega, a recomenzar más fuerte ~

Un beso o 2 #

vera eikon dijo...

Al leer tus comentarios, hermanito, es difícil creer que no te acompañen las musas. Lo que dices de la poesía es muy hermoso, aunque estoy seguro de que mi razón es incapaz de captar el sentido íntimo de estas letras(no así mi corazón, que, indudablemente, se agita en su carcasa al leerlas). En cuanto a estos dos últimos poemas, puedo decirte que son el resultado de una rágafa. Y los escribí con el viento dándome en la cara. Me asombró lo fácil que fue. Pero bueno, en cuanto al de ayer, no estoy tan segura de que tenga que ver con ir al olvido, sino que más bien el olvido sucede. Y sólo somos conscientes cuando de repente en un destello recobramos al otro o a lo otro. Lo que cuentas sobre Bernini es hermosísimo. Y creo que no tanto me hago añicos cuando escribo, sino que la que me hace añicos es esa voz que casi siempre me acompaña(hay épocas, de un año para acá apenas calla), y que no para de rumiarme. Entonces casi es inevitable que los versos no se lleven mis añicos clavados en sus carnes....Esos últimos versos son de Julio Denis????
A ver si nos avistamos en próximas travesías. Bico fraternal y con un añico en el centro...

vera eikon dijo...

Sí que me doy cuenta de que en cierto modo estos poemas siguen una misma línea, aunque quizás se trate de algo fortuito, porque, como le digo a Rider, son producto de una ráfaga. En cuanto a este poema quizás lo que circunscribe es la intención de no prolongar artificialmente un amor cuando este agonice. Pero claro, lo que temo, es que a pesar de esa conciencia no puedo asegurar que llegado el caso no me agarre a lo caduco por el pánico a esos puntos suspensivos. Sin embargo a priori los puntos suspensivos me parecen un lugar donde aquietarse, y llenar los pulmones de aire, hasta que enmudezca el temblor de nuestras manos y comencemos a trazar la siguiente línea. Por supuesto no puedo afirmar que todas las historias de amor finalicen, sin embargo por experiencias propias y ajenas la mayoría están abocadas a ello. Porque el amor no es algo estático, es en realidad movimiento puro, y la mayoría de los movimientos, una vez se extingue la pulsión primera(que puede ser de mayor o menor fuerza) acaban cayendo en la inercia(bueno aquí tu mente científica seguro que podrá contradecirme), hasta llegar a extinguirse.
Que tengas tú también un día hermoso, ahí, en ese lugar que invita al ensueño...Beso

Verónica dijo...

Sin embargo, Noelia, creo que nos creamos tantas expectativas falsas con respecto al amor que lo acabamos lastrando. Y quizás, aunque asuste, a veces venga bien un poco de lucidez. Un beso

Verónica dijo...

Sí, no vamos anticiparnos, Eleanor. Pero tras el fin de una historia, debemos siempre tomar impulso. Bicos!!!!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Menos mal que está el llanto y la risa, el poema y la canción, el gesto y la caricia, todo para poder decir el amor y el desamor. Y menos mal que el amor no se limita a una persona, y que este concepto y esta palabra tan devaluada en el tiempo, y el sentimiento, no se terminan en una relación que el amor sigue y no para, nunca para. Un abrazo.

Verónica dijo...

Completamente de acuerdo, Darío, el amor no para, porque el amor es demasiado amplio para encerrarlo en una sola persona(evidentemente no cabe...), y no para de moverse. Claro que aquí hablo de ese otro que nos mueve hacia un objeto concreto(y en el que solemos encasillar al amor), al que parece que encauzamos todas nuestras expectativas, y cuya intensidad es tal que parece eclipsar todo lo demás, y que cuando nos abandona parece dejar un gran agujero, quizás porque nos han enseñado que así debe ser, que el amor es uno a uno. Abrazo

Helenaconh dijo...

ahora estoy aquí

http://aplastador.blogspot.com/

Laiseca Estévez dijo...

¿ es un gen, o es amor de hermanos?...
si hay otro cielo quiero estar en él,
"EL AMOR SE COMPLICA AL INTENTAR ALARGARLO"... ¿Y QUIÉN NO SABE ESO?...
Me encanta ese comienzo, la lucidez nos ilumina pocas veces, aprovechemos cuando aparezca...
un beso grande VERA.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Que no llegue ese día, Vera, que el desierto del desamor es más terrible que todos los infiernos juntos.
El amor pasa etapas, como uno las pasa consigo mismo, y no es de extrañar que, a veces, no se deseé ver al ser amado, no nos apetezca hablarle y hasta lo miremos con una pizca de desencanto; también nos pasa con nosotros mismos, sólo que no podemos aislarnos de nuestra propia identidad.
Con lo dicho, creo que se desprende que no debemos pedirle al amor lo que no existe en la vida: la perfección. El amor está dentro de la vida y, como ella, es imperfecto, y como ella, maravilloso.
Pasada la etapa de deslumbre, el amor se mide y sabe si es o no verdadero.
Un abrazo grandote.

C C rider dijo...

Me parece un tiro certero el de Isabel. "El amor está dentro de la vida y, como ella, es imperfecto, y como ella, maravilloso."

Se trata de Julio, of course. Respecto a Bernini decir que era un capo italiano y un hijo de la gran... Muy bueno.

Bico.

Elchiado dijo...

Me siento un poco estúpido al decirte sólo esto, pero es todo lo que siento: sencillamente, espectacular (ganas de colgar la pluma y sólo leer cosas así)

el maquinista ciego dijo...

...del amor sé poco, como humana que soy..... hay días en que creo que lo sé todo, y días en los que asumo que no sé nada...aún así comentaré yo también, me lanzaré por este despeñadero que se me antoja siempre que es la divagación sobre él (y especialmente sobre su caducidad...)
...’no sería complicado si le diéramos su duración natural’...es curioso, porque al pensar en ella todos ladeamos el corazón hacia el lado de la balanza que dice que, sí o sí, se debe terminar, y pensamos en eso, en cuándo acabará...¿por qué no barajamos nunca la posibilidad de que, a veces, la duración natural, es un por siempre jamás...?....¿será quizás porque a todos, alguna vez, ya se nos terminó? ;))...

...y en cuanto a ese día que, por eterno, conviertes en el calendario de todo el tiempo que queda por vivir, decirte que creo que es de las mejores descripciones del ‘dejar de amar’ que me han contado; ese giro brutal de cada elemento que componía ese sentimiento es espectacular (buenísimo –aunque amargo- el terrible azúcar que se vuelve insecto, y ya no es más como el amor, ese insecto que no puede evitar ir hacia la dulzura prometida ;))
Me lo has contado tan bien, que me ha dado un poco de miedo. Incluso frío. Aunque, por suerte, froté las manos, y ya se me pasó...

Un bico enorme, Vera, verdad verdadera!

Verónica dijo...

Supongo que hay conocimientos que nos negamos a admitir, Lai. Y cada amor tendrá su duración, y quizás en consonancia con nuestra vida pueda existir el para siempre....Un bico, Lai!!!

Verónica dijo...

Estoy de acuerdo Isabel, el amor pasa por distintas fases(¿o serán las relaciones?). Aquí yo estoy bastante de acuerdo con Cuervo, y creo que el amor no nace y muere en una persona(está claro que hay personas que despiertan en nosotros ciertos sentimientos, pero eso no quiere decir que nazcan con ellas, o que el amor sea algo independiente a nosotros. En realidad el amor está en nosotros, es un movimiento de nosotros hacia el otro o lo otro, como si la mayoría tuviéramos voluntad de amar. Bueno todo esto son divagaciones, no afirmaciones...)Está claro que íntimamente la mayoría deseamos encontrar ese amor para siempre, pero que eso no sea así tampoco implica fracaso, y no creo que signifique que ese sentimiento no haya sido amor.Y la vida y el amor no se acaban aquí(y esta sí que es en realidad la intención última del poema. Darle a todo su justa medida, ni quitar ni sumar, y saber que a pesar del dolor o la soledad encontraremos la manera de seguir adelante. Y en ese sentido creo que lo escribí desde el optimismo..) Quizás en ocasiones tratar de alargarlo en el tiempo, acabe por provocar tensiones o situaciones que al final nos lleven a renegar de ese amor o esa relación. Claro que renunciar a una relación siempre es difícil....Gracias por tu comentario Isabel. Un abrazo enorme

Verónica dijo...

Sí, Dani, sería absurdo buscar esa perfección en el amor cuando nosotros somos imperfectos....Bico

Verónica dijo...

A veces yo también tengo esa sensación, Elchiado, pero claro es que ambos seguiremos escribiendo(y leyendo manteniendo intacta esa capacidad de sorprendernos).....Lo que no esperaba es que alguien sintiera eso al leerme, así que me siento profundamente halagada. Bico!!!

Verónica dijo...

En realidad, Maquinista, creo que cualquier cosa que podamos decir acerca del amor no son más que divagaciones. Por supuesto el amor es uno de los grandes temas, nos pasamos el tiempo teorizando sobre él, cuando en realidad es apenas "teorizable". Pero lo que me resultó curioso cuando tuve la conversación que transcribo(según recuerdo, claro)es que en realidad esa necesidad de prolongar las cosas más allá de su propia duración es muy humana. Esa manía de medir la vida no en intensidades, sino en duraciones. Puede ser que el gran amor de nuestra vida dure apenas un instante, pero ese puede ser el sentimiento más puro y generoso que alguna vez hayamos sentido. Ayer precisamente leía en un libro acerca de un amor que duraba poco más que el tiempo de una mirada(una mirada en la que dos personas llegan a explorarse el alma....). Pero yo no creo que en general no estamos pensando cuándo acabarán las cosas(otra cosa es el miedo, nuestros temores), porque por lo general disponemos nuestra vida del modo contrario, como si el amor no se fuera a acabar nunca....Pero ya te digo, que se acabe sólo es relevante en el momento en el que sucede, porque esto no debería restar ni un ápice de intensidad a lo vivido. Y me gusta lo que dices acerca de eso que tú llamas mi descripción de "dejar de amar". Fue como si las imágenes tuvieran vida propia y yo simplemente las recibiera(me encanta cuando eso sucede así).Bicos, Susana(la mujer con los ojos de un azul imposible...)

Rayuela dijo...

yo sólo diré que tu poesía es deliciosa, y que tiene todo lo que debe tener para ser poesía.

mil besos, verónica*

El Poeta Maldito dijo...

Me encanta esa imágen del azucar convirtiéndose en insecto. Fascinante.
Un detalle, de buena onda se lo digo, a mi me pasaba también, no abuse de los puntos suspensivos, de hecho por lo que leo, ni los necesita, sí? Piénselo.

Bicos.

c c Rider dijo...

Somos imperfectos porque somos relativos, y en el amor la humanidad tiende al delirio para acabar en el hastío (digo humanidad, no hombre ni mujer) y nada sabe de austeridad, y piensa que la eternidad es un trago de coca en perfecta cacofonía mediática.

El azul imposible, ummm, qué sugestivas palabras V. En verdad son así? en verdad se pueden ver las estrellas en unos ojos? Si es así? todavía existe el amor y la astroPhilia*

Boa finde

Verónica dijo...

Oh!Gracias Rayuela!!Cuando escribo creo que sólo pretendo mostrar aquello que palpita en mis ojos...sólo eso, porque no creo que se pueda hallar verdad en la poesía(y ciertamente, quizás suene algo cínico, pero creo que la verdad está sobrevalorada. Para mí la única válida, mi verdad, son esos momentos en los que me siento en consonancia y en conjunción con el mundo)pero sí algo de belleza(en su sentido más amplio)Y si alguien consigue sentirla me doy por satisfecha. Lluvia de besos para ti, Silvia

vera eikon dijo...

Es curioso, Poeta Maldito, una vez puse en mi facebook que creía tener adicción a los puntos suspensivos....Je. En este caso en concreto los añadí, no porque los creyera necesarios, sino en plan guiño porque el poema hablaba de ellos. Siempre tengo en cuenta tus comentarios, realmente cuando más aprendemos es cuando alguien arroja luz sobre nuestras posibles carencias.Un beso

vera eikon dijo...

Yo creo que sí, del mismo modo que podemos ver el cielo en un charco o en el mar....Bico, y que disfrutes de estos días casi transparentes....

el maquinista ciego dijo...

Totalmente de acuerdo, Vera…divagar, vagar, diva(ga)r….di(va)ga(r)……..y todo así…(el que tenga absolutas certezas, que tire la primera piedra ;))
Cierto, muy humana esa necesidad de prolongar las cosas más allá de su propia duración natural, ese intentar hacer que perduren para tener algo a lo que agarrarnos, algo en lo que pensar (y lo hacemos no sólo con lo bueno, todo lo contrario, a veces lo que estiramos hasta el infinito son las tragedias…somos imposibles…) También estoy de acuerdo en ese amor de apenas un instante, esa eternidad de una duración (aparentemente) imposible, pero que se da, se da…. En cuanto a lo de si pensamos en si se acabará o no, todavía no tengo claro qué ocupa más nuestros pensamientos que, como bien dices, se entremezclan con los miedos y temores (la mayoría traídos ya desde tiempos remotos, sin tener nada que ver con lo que en este momento tengamos entre manos, entre ojos y corazones..) A veces, una simple palabra de hace mil años dicha por una nueva boca, y zas! volvemos a sentir la vieja muy cerca, y que el viento sopla, y ya no distinguimos la una de la otra…..
Desde luego que tus imágenes tienen vida propia!!!! No sé si simplemente las recibes, si las creas o si ellas vienen porque creen en ti, pero ahí están, y muchas gracias, siempre, por compartir. Y como dijiste lo del ‘azul imposible’ (qué bonito, grachie mile!), hoy he decidido poner la foto de la revisora, que los tiene parecidos –te habla aquí Muchacho.. ;)) (un pequeño y tonto divertimento de domingo, pero pronto volverá el tren, que Maquinista se enfada si le cambio las cosas de lugar…..) Bicos cheíños de ganas de que non acabe este domingo, e tamén de ir ver o mar, mira ti que cousas….