Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


lunes, 8 de agosto de 2011

UN POEMA HECHO DE SOBRAS


Imagen: Grette Stern




En días como hoy
mi cuerpo se despierta gritando
Mis manos
Mis senos
Mis cabellos
se agitan
con los pulmones hirviendo

Todos mis miembros
cada uno con una boca
abierta de par en par
en la que se puede ver
una gran amígdala inflamada
congestionada
estrangulada
en un alarido

Incluso arrojo gritos por los ojos
como si fueran fuego
que convierten en cenizas
todo objeto que miran

Grito
por este hombre
que cada día duerme a mi lado
A la hora del beso de buenos días
temo que este aullido incontenible
se le clave en la garganta
como un cuhillo
y la boca se me inunde de sangre

Quédate
dice esa voz
Quedémonos para siempre
en este cuarto
Aniquilemos el mundo viejo
que vive ahí fuera
y construyamos un mundo nuevo
que viva en nuestras pieles

Grito
por ese otro hombre
que ni un solo día
ha dormido a mi lado
Aquel que desconoce
a esta que se desnuda
mientras le piensa
A esta que frota su piel
mientras le sueña
A esta que viste con bragas blancas
el deseo oscuro de su cuerpo

Ven
dice esa voz
dejemos durante un tiempo
de ser desconocidos
Desnúdame
Frótame
Viste mi deseo oscuro
con tu cuerpo callado
y arroja lejos de mí
el pudor de estas bragas blancas

Grito
por el niño
que nunca anidará en mi vientre
grito
por las cuerdas rotas
de todas las guitarras
grito
por la vida breve de las flores
grito
por la impiedad de los días y las horas
grito
porque siempre hay un cañón apuntando
por un dios que no existe
grito
por aquellos que ya no gritarán

Qué oídos escucharán la voz
de tanto grito silencioso…

De vez en cuando escribo poemas
con los despojos de esos gritos

22 comentarios:

trapecista dijo...

el camino de la serenidad esta lleno de impulsos, anhelos y sueños cortantes que nos hacen gritar

vera eikon dijo...

El grito impetuoso y espontáneo es vida. O al menos surge de nuestro anhelo de participar de ella. A veces un grito es una fórmula contra al vacío...Besos

El hombre de Alabama dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El hombre de Alabama dijo...

Roar.
Vas a quedarte afónica.

Aka dijo...

Unos versos muy ruidosos que piden leerse en voz alta, cuesta resistirse a leerlos para uno mismo. Para ser fruto de los despojos de unos gritos, está lleno de principios y reivindicaciones. Un poema muy pasional como todos los que publicas últimamente, me gusta esta mezcla de violencia y sensibilidad que suelen tener. Buena imagen la de todo el cuerpo expresándose, todas ellas tienen un lenguaje a su manera.
Besos

vera eikon dijo...

Terrible el grito de la afonía, Alabama...

vera eikon dijo...

¿Existirá entonces la violencia sensible, Aka? Y bueno, la verdad es que imaginé todo mi cuerpo lleno de boquitas. Una boquita hablando desde mi mano. Otra boquita hablando desde mi vientre. Otra desde mi tobillo...Realmente todas tienen su propio lenguaje. Besos

Eleanor Smith # dijo...

Grito
por ese otro hombre
que ni un solo día
ha dormido a mi lado
Aquel que desconoce
a esta que se desnuda
mientras le piensa
A esta que frota su piel
mientras le sueña
A esta que viste con bragas blancas
el deseo oscuro de su cuerpo

Lo siento tan, pero tan familiar ...

Un beso o 2 #

vera eikon dijo...

Entiendo que sí, Eleanor. Un huracán de besos...

Aka dijo...

Quizás mejor que violencia debería haber sido sensibilidad visceral, no sé si es posible la violencia sensible. Pero si una sensibilidad no meditada o contenida. Tu imaginación es un cajón de sorpresas... me espanta la idea de un cuerpo llena de boquitas, tantos dientes!!
besos

vera eikon dijo...

Bueno, un cuerpo así también tendría infinidad de labios ¿no?(aunque tal y como tú lo dices casi parece un argumento de una película de terror..). Me gusta eso de la sensibilidad visceral. A veces yo misma veo que construyo poemas descarnados con un mohín tierno....Besos

El Joven llamado Cuervo dijo...

No estés desnuda. Vístete de gritos, que el hombre que duerme con vos no te vea tan desnuda en ese sueño impertinente!

vera eikon dijo...

No me ve.Los hombres no tenéis ojos para semejante desnudez...

Rayuela dijo...

de la sensualidad a la desesperación...
grito!*

C C RIDER dijo...

Creo que las ruinas que manejas son bastante monumentales, gritos sí, palabras sin ritual... me gustó mucho la cadencia desembocada. >cómo hacés para ser tan prolija??

jojoaquin dijo...

las cuerdas rotas de las guitarras, el vientre seco, bragas blancas que se hacen muy húmedas. Gritos sinceros. Me gusta como combinas sensualidad y ternura

EMMAGUNST dijo...

"...grita que algo se fue para siempre"

(Alejandra Pizarnik)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Alguna vez los gritos, tienen que despertar al hombre...

Saludos y un abrazo.

Tuky dijo...

Gritar así vale la pena!!

el maquinista ciego dijo...

......supongo que todo ser humano en algún momento grita por quien duerme cada día a su lado, y que también lo hace, esta vez con más fuerza -aunque sean gritos silenciosos, violentamente amordazados-, por quien jamás lo ha hecho y, seguramente, jamás lo hará..............somos tan iguales todos y tan extraños.....

(-comparto un extracto-"......y enseguida a mi garganta se le olvida que acaba de beber, y se me retuerce de sed, como todo el aire de un tornado encerrado en un puño, y me ahoga fuerte el pecho, y descubro que con él estoy tan a gusto que me entran náuseas y que me quiero morir... o desaparecer..." -sentirán así todas las mujeres, o seremos sólo unas pocas las terribles gritadoras..?....)

(bajé en esta estación pero vagaré un tiempo por aquí, me gusta y me sacude lo que leo.....y gracias Vera por subirte tú en aquella ;))

vera eikon dijo...

Sí, Silvia, parece que no habemus equilibrio...Besos

No sé, CC, me temo que siento que hay un mar que necesita llenarse y no tengo agua suficiente. Bicos

Jojoaquin, cuando alguien hace comentarios de ese tipo me hace preguntarme si yo seré así, una combinación de "sensualidad y ternura". Y no por narcisismo, sino que me pregunto si escribimos como somos, o nos transcendemos al escribir.En fin...Un abrazo

Esa manera de propagar la luz, Emma querida...

Es increíble que todavía continuemos dormidos La Sonrisa de Hiperión. Un abrazo


Sí, Tuky. Los gritos espontáneos sí valen. Biquiños

Muchas veces gritamos por esa vida que nunca viviremos. Y no porque creamos que es mejor o más oportuna. Más bien es otra cosa, algo que a veces resulta un sinsentido....y qué bello ese extracto que compartes. Como los comentarios que te he leído en otros blogs,los que hicieron que me subiera en aquella estación. Un beso

ana dijo...

me has estremecido, a mis oídos llegan tus gritos,
bicos teixidos de gritos
anamaría