Eres igual a ti, y desigual, lo mismo que los azules del cielo.

Juan Ramón Jiménez


viernes, 14 de octubre de 2011

MUJER EN LA VENTANA

La imagen la encontré en la red. Desconozco el autor





Mi cuerpo
un tajo de luz en la noche
(Efigie de mujer asaetando la ventana)
Escupo estrellas
que se incrustan a la tiara del cielo
A mis espaldas
él
dándose de bruces con el sueño
(Negro sobre negro dormido)
Únicamente una flor roja revienta en su boca
Puedo saborear la sangre del labio que late,
el aliento cual gota de rocío
Pero lo olvido
y busco en la oscuridad
un motivo para no desfragmentar el mundo
Todo parece frágil vidrio en el regazo de estas manos,
o se dirían pequeñas figuras de papel
a las que podríamos reducir a cenizas
con la lumbre de uno de nuestros besos
Pero ese pensamiento se evapora con la visión de la luna
Y sé
que ya es tarde para nosotros
Sobre el alfeizar
la vida se culmina en el salto del ángel
Con las alas extendidas
mi cuerpo de harina se aplasta contra el asfalto
Un último grito rasga la membrana de su sueño
y desde la ventana del cuarto piso
contempla como sobre el pavimento negro
he acuñado la blanca cruz de su moneda
Un único río rojo mana de mi boca
y mentalmente hace apuestas sobre si  alcanzará la alcantarilla
a pocos centímetros de distancia
No hemos de creer que es frivolidad
Lo hace por no pensar
en el sabor de la sangre del labio que ha dejado de latir


14 comentarios:

C C RIDER dijo...

No pensar a veces incluso redime del mal de alturas.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Te imagino en un cuarto piso, un hilo rojo en tu boca. Imagino toda una noche de insomnio.

Vera Eikon dijo...

Oh, es terrible, hermano. Estos días de viaje he redescubierto que tengo un vértigo inmenso y absurdo. Y Edu no paraba de ponerme en situaciones en las que pudiera controlar mis miedos...Suelen decir que no se tiene miedo a las alturas, sino al deseo de tirarse. Bicos

Vera Eikon dijo...

Creo que tu versión del poema me gusta más, Darío. Besos insomnes

Aka dijo...

A mi lo que me resulta difícil es encontrar un motivo para desfragmentar el mundo... Con el tiempo también he ido desarrollando mal de altura, pero creo que en mi caso se debe al miedo a caer, cada vez deseo menos caer o tirarme. Un gato volador venido a menos, para bien en ocasiones.
Escalofriante, pero bella la imagen de la mujer frente a la noche y el vacío a sus pies. Fuerte.

Besos

Vera Eikon dijo...

Pero en el fondo habita el gato ¿no, Aka? El caso es que yo tampoco soy persona de ese tipo de instintos, pero sí que soy consciente de la existencia de ciertas zonas oscuras en mí, de las que me resulta difícil prever la reacción. La verdad es que cuando comencé a escribir este poema no tenía ninguna conciencia de su último devenir. Yo sólo vi una mujer desnuda, blanca, como un tajo de luz en la oscuridad. No sabría que esa blancura derivaría en ángel cayendo. Besos!!!!

Aka dijo...

Si, gato siempre, pero los equilibrios sobre la barandilla son cada vez más cortos. Las letras tienen su propia inercia, uno plasma una imagen y luego se desbocan las palabras. Besos!

don vito andolina dijo...

Hola, preciosas letras desnudan lentamente la pura e integral belleza de este blog, si te va la palabra olvidada, la poesía, te invito al mio,será un placer,es
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos rotundos...

El hombre de Alabama dijo...

Incluso mostrarse hay que saber. Bravo.

Eleanor Smith # dijo...

Y todo a través de una ventana.
Precioso *

Un beso o 2 #

El Poeta Maldito dijo...

Algunas imágenes son fabulosas, tienen un equilibrio excepcional.

"Puedo saborear la sangre del labio que late..."

"Pero lo olvido
y busco en la oscuridad
un motivo para no desfragmentar el mundo..."

Otras, por ahí, las mas surrealistas me dejan dudas:

"Un último grito rasga la membrana de su sueño
y desde la ventana del cuarto piso
contempla como sobre el pavimento negro
he acuñado la blanca cruz de su moneda..."

¿Quién contempla? ¿El grito?

"mentalmente hace apuestas sobre si alcanzará la alcantarilla
a pocos centímetros de distancia..."

No entiendo del todo, pero me gusta.

Vera Eikon dijo...

Un abrazo Hombre de Alabama.


Yo vi esa ventana como el marco de un cuadro o una escena, Eleanor. Bicos!!!

A veces Poeta Maldito, tenemos tan claras las imágenes en nuestra cabeza que no nos percatamos que al que lee pueden resultarle oscuras. El grito le emite ella al arrojarse por la ventana, y la membrana del sueño que se rompe es la del hombre que duerme es la del hombre que duerme a sus espaldas, en el lecho. Y al acercarse a la ventana la contempla sobre el asfalto con los brazos extendidos, como si fuera la cruz de la moneda al aire de su vida. Un hilo de sangre corre desde su boca, hasta una alcantarilla cercana. Y eso es lo que piensa el hombre para no pensar....Supongo que resulta difícil ser narrativa en un poema, sobre todo si una trata de encarrilar la acción con una serie de imágenes. Me gusta que me hayas revelado tus dudas. Un abrazo

EMMAGUNST dijo...

"Y sé
que ya es tarde para nosotros..."

D U R Í S I M O

y es de color rojo dolor

Vera Eikon dijo...

Creo que cuando ya es tarde uno lo sabe, Emma. Pero lo obviamos y seguimos insistiendo....El color rojo simboliza muchas cosas. Una de ellas dolor. Besos